EEUU aprueba 38.000 millones de euros para asistencia económica y humanitaria a Ucrania

·6 min de lectura
Nancy Pelosi, compareciendo con los representantes de EEUU que han estado de visita en Kiev, este 10 de mayo, en Washington.  (Photo: NICHOLAS KAMM via Getty Images)
Nancy Pelosi, compareciendo con los representantes de EEUU que han estado de visita en Kiev, este 10 de mayo, en Washington. (Photo: NICHOLAS KAMM via Getty Images)

Nancy Pelosi, compareciendo con los representantes de EEUU que han estado de visita en Kiev, este 10 de mayo, en Washington. (Photo: NICHOLAS KAMM via Getty Images)

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado esta madrugada, con 368 votos a favor y 57 en contra, un proyecto de ley de 40.000 millones de dólares (37.970 millones de euros) para asistencia económica y humanitaria a Ucrania.

“Este paquete, que se basa en el sólido apoyo que ya ha conseguido el Congreso, será fundamental para ayudar a Ucrania a defender no sólo su nación, sino la democracia para el mundo”, ha afirmado la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha agradecido en un comunicado a Pelosi y a los líderes de la Cámara “el fuerte apoyo bipartidista a la propuesta del presidente (Joe Biden)” de proporcionar a Ucrania este nuevo paquete de asistencia.

“Nuestra asistencia hasta la fecha, junto con las contribuciones de nuestros aliados y socios, ha sido fundamental para ayudar a los ucranianos a ganar la batalla por Kiev y defender sus libertades”, ha dicho, agregando que esperan “seguir trabajando con el liderazgo del Senado para llevar este proyecto de ley al despacho” para que Biden lo firme.

Además, Pelosi ha mantenido una reunión este martes con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en la que han hablado sobre seguridad, sanciones, ayuda humanitaria y diplomática, y en la que el mandatario ucraniano ha explicado las necesidades que hay que cubrir sobre el terreno.

“El tiempo es esencial, y no podemos permitirnos esperar. Con este paquete de ayuda, Estados Unidos envía un mensaje rotundo al mundo de nuestra inquebrantable determinación de acompañar al valiente pueblo de Ucrania hasta conseguir la victoria”, ha recalcado Pelosi.

Por otro lado, el congresista estadounidense por California y presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff, ha asegurado que están tratando de asegurarse de que “Ucrania tiene todo lo que necesita para defenderse”, mientras que el demócrata por Colorado, Jaon Crow, ha detallado que Kiev necesita “artillería rápida” y “sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes”.

Además, Crow ha señalado que también necesitan “drones más avanzados” y “sistemas de misiles antibuque más largos”, así como “un sistema de entrenamiento rotacional más consistente para que no tengan que sacar a sus soldados más experimentados de las líneas del frente”.

El proyecto de ley también proporciona 6.000 millones de dólares en fondos de la Iniciativa de Asistencia a la Seguridad de Ucrania y unos 9.000 millones de dólares para ayudar a reponer el equipo estadounidense que se ha enviado al país asediado.

Para hacer frente a las necesidades humanitarias, la ley incluirá 900 millones de dólares para reforzar la asistencia a los refugiados, incluyendo el alojamiento, apoyo psicológico y la enseñanza de inglés para los ucranianos que huyen del país.

Asimismo, la medida proporciona 54 millones de dólares adicionales que se utilizarán para la salud pública y el apoyo médico a los refugiados ucranianos.

La Administración de Joe Biden inicialmente solicitó al Congreso de Estados Unidos financiación para Ucrania por valor de 33.000 millones de dólares (más de 31.300 millones de euros), que se destinarían a asistencia en materia de seguridad, económica y humanitaria.

En este contexto, Estados Unidos anunció el viernes un nuevo paquete de ayuda militar valorado en 150 millones de dólares ―141 millones de euros―, en municiones de artillería, radares y otros equipos para hacer frente a la invasión rusa de Ucrania.

Impredecible y sangrienta

La guerra en Ucrania podría entrar en una fase más impredecible, volátil y sangrienta en los próximos meses y podría extenderse más allá de lo que parece ahora la intención por parte de los rusos de controlar sólo el Donbás, en el este ucraniano, según la directora de Inteligencia Nacional de EEUU, Avril Haines.

En una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense, Haines afirmó que los objetivos estratégicos de Putin, en Ucrania “probablemente no han cambiado” desde que se inició la invasión, informaron los medios locales.

“La naturaleza incierta de la batalla, que se está convirtiendo en una guerra de desgaste, combinada con la realidad de que Putin se enfrenta a un desajuste entre sus ambiciones y las capacidades militares convencionales actuales de Rusia, probablemente signifique que en los próximos meses podríamos avanzar en una dirección más impredecible y una mayor escalada de la violencia”, aseguró Haines, según publicó la revista Político.

La naturaleza incierta de la batalla, que se está convirtiendo en una guerra de desgaste, combinada con la realidad de que Putin se enfrenta a un desajuste entre sus ambiciones y las capacidades militares de Rusia, probablemente signifique que podríamos avanzar en una dirección más impredecible y una mayor escalada de la violencia

“Como mínimo, creemos que esta situación marcará el comienzo” de un período de toma de decisiones más ajustado a las circunstancias de la ofensiva por parte de Rusia, precisó.

Agregó que Putin podría buscar “medios más drásticos” en el frente interno y en el extranjero para lograr sus objetivos, incluida la imposición de la ley marcial, el cambio de la producción industrial para sostener el esfuerzo de la guerra y “acciones militares de mayor envergadura”.

El Kremlin ha amenazado con el uso de armas nucleares, en una retórica que, según Haines, tiene como objetivo disuadir a Estados Unidos y a otros aliados para que no proporcionen a Ucrania más equipos de combate.

Putin podría realizar nuevos ensayos nucleares como una advertencia a Occidente, añadió Haines, aunque dijo creer que solo aprobaría el uso de estas armas “si realmente percibe una amenaza existencial para el Estado o régimen ruso”.

A pesar de que Rusia parece haber cambiado su estrategia y se ha centrado en controlar el Donbás, donde las tropas ucranianas han pasado años luchando contra los separatistas respaldados por Rusia, Haines cree que Putin tiene la intención de expandir la guerra más allá de esa región, que es el corazón industrial del país.

La jefa de la inteligencia estadounidense subrayó que Moscú busca crear un puente terrestre desde la ocupada península de Crimea a Transnistria, en la vecina Moldavia, pero no puede hacerlo sin una mayor movilización militar. “Incluso si tienen éxito, no estamos seguros de que la lucha en el Donbás termine efectivamente con la guerra”, dijo.

“Evaluamos que el presidente Putin se está preparando para un conflicto prolongado en Ucrania durante el cual todavía tiene la intención de lograr objetivos mayores”, según el testimonio de la directora de Inteligencia Nacional que también recoge la CNN.

Haines testificó el martes ante el Comité de Servicios Armados del Senado junto al teniente general Scott Berrier, director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, como parte de la audiencia anual sobre amenazas que celebra ese órgano legislativo, en la que la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que se inició el pasado 24 de febrero, ocupó la mayor parte de la sesión.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente