EE. UU.: Hay más vacantes laborales que desempleados dispuestos a trabajar

La Oficina de Estadísticas de Estados Unidos contabilizó 11,2 millones de vacantes el último día de julio frente a los 5,7 millones de personas desempleadas en el país norteamericano. Cifras que se traducen en un exceso de oferta laboral que, además, ha hecho que el mercado empresarial incremente los salarios para hacer más atractivos los puestos de trabajo.

A pesar del debilitamiento de la economía, los empleadores en Estados Unidos siguen buscando trabajadores con urgencia. En julio se registraron, en promedio, casi dos puestos de trabajo por cada estadounidense desempleado (hay casi 6 millones de desempleados), según una encuesta sobre vacantes y rotación laboral realizada por el Departamento de Trabajo de EE. UU.

A las cifras también se le suman los 4,2 millones de personas que renunciaron a sus trabajos el mes anterior y que ha generado una presión sobre el sector empresarial, quienes compiten constantemente para incrementar los sueldos y llamar la atención del pequeño grupo que está dispuesto a trabajar.

El comercio minorista fue el que registró el mayor aumento en las vacantes, en sectores como transporte, almacenamiento y servicios públicos. Las artes, el entretenimiento y la recreación también percibieron un incremento de puestos de trabajo disponibles con respecto al mes anterior.

Ante el reciente panorama inflacionario, el presidente Joe Biden, ha venido impulsando una serie de proyectos de ley que su bancada demócrata ha defendido y aprobado en el Congreso.

Algunos de ellos como ‘La ley de Infraestructura Bipartidista’ le han servido al mandatario como bandera para atraer a los desempleados, ¿pero tantas ofertas laborales permitirán ayudar a bajar los índices de inflación o por el contrario los aumentará?

Desequilibrio entre la oferta y la demanda de mano de obra

La noticia del aumento de las vacantes disponibles parece ir en contra de lo que la Reserva Federal esperaba para la economía estadounidense, pues con sus recientes alzas en los tipos de interés y recortes en los préstamos lo que buscaba el Banco Central Estadounidense era enfriar la economía y no poner a disposición de las personas más flujo de dinero.

Los resultados de la encuesta laboral tampoco cayeron muy bien sobre los inversionistas. La bolsa de Wall Street cerró este martes 30 de agosto en terreno negativo por tercera sesión consecutiva como una excusa más de los agentes del mercado para temer a una posible recesión.

Lo cierto es que luego de que la economía empezó a recuperarse de la recesión de la pandemia hace más de dos años, la demanda se recuperó rápidamente y los empleadores se animaron a contratar trabajadores en velocidad para responder a las solicitudes del mercado.

Sin embargo, expertos de economía y analistas de mercadeo que analizan el comportamiento de las personas, aseguran que la mano de obra que los empleadores encontraron después de la pandemia no era la misma que en 2019. Las personas cambiaron sus hábitos, el teletrabajo afectó el flujo laboral de las empresas y los objetivos personales de los estadounidenses también empezaron a cambiar.

El sector económico también espera que la tasa de desempleo se mantenga en 3,5%, igualando un mínimo de 50 años, y se prevé que las ganancias promedio por hora del sector laboral también perciban otro avance para compensar el panorama negativo en Estados Unidos.

Con AP y Reuters.