EE. UU.: tiroteo en centro comercial de Indiana dejó cuatro víctimas fatales

·6 min de lectura
AP - Kelly Wilkinson

En el estado de Indiana, en Estados Unidos, un hombre abrió fuego indiscriminadamente en un centro comercial el domingo 17 de julio. Un transeúnte que portaba un arma mató al tirador. Se reportaron cuatro personas muertas en total y un herido, mientras crece la preocupación en el país por el aumento de este tipo de hechos violentos y la falta de regulación de las armas de fuego.

A las afueras de Indianápolis, un hombre mató el 17 de julio a tres personas y dejó a una más herida luego de que empezara a disparar indiscriminadamente en la plazoleta de comidas de un centro comercial en el condado de Greenwood, en Indiana, el domingo en la tarde. En el caos, los compradores y empleados del centro comercial se dispersaron y se escondieron con el sonido de los disparos.

Medios locales informaron que a tempranas horas de la tarde, un hombre solo entró a la plazoleta de comidas del Greenwood Park Mall con dos rifles, una pistola y 100 municiones de recarga para atacar a las personas que se encontraban en el lugar.

Mientras tanto, un transeúnte de 22 años cuya identidad aún no ha sido revelada, detuvo el ataque rápidamente, disparando al atacante con un arma de fuego que portaba legalmente, según avanzaron las autoridades.

"Sabemos que alguien a quien llamamos 'buen samaritano' pudo disparar al agresor y detener que se derramara más sangre. Esta persona salvó vidas esta tarde. (...) Estoy agradecido por su rápida acción y heroísmo", dijo el alcalde de Greenwood, Mark Myers mediante un comunicado.

Jim Ison, jefe del Departamento de Policía de Greenwood, se pronunció luego de hacer presencia en el lugar de los hechos diciendo que el motivo detrás del tiroteo aún es desconocido, pero que se inició la investigación de manera inmediata.

Entre las víctimas se encontraban dos hombres y una mujer de 37 años. Se sabe que el atacante tenía 20 años y contaba con antecedentes judiciales.

Una disputa legal de larga data y decenas de víctimas

Este tiroteo se presenta tan solo unas semanas después de que Eric Holcom, gobernador de Indiana, firmara un proyecto de ley que logró derogar el requisito de permiso de armas de fuego dentro del estado. Es decir, actualmente, cualquier persona mayor de 18 años que no tenga ningún antecedente penal puede portar legalmente un arma en sitios públicos.

Con esta nueva decisión, se crean nuevos interrogantes sobre la interacción entre la ley estatal y los derechos de los privados para prohibir las armas dentro sus propiedades. Simon Property Group, la empresa dueña del centro comercial donde ocurrió la tragedia, prohíbe explícitamente el porte de armas dentro de sus instalaciones.

Frente a esto, Todd Rokita, fiscal general de Indiana, se pronunció anotando que las empresas privadas y los propietarios de negocios tienen la potestad de restringir el porte de armas al interior de sus instalaciones

"Si bien por lo general no es ilegal ignorar un letrero de 'prohibido el uso de armas de fuego' en un negocio privado, puede cometer una infracción delictiva por ingresar a un negocio después de que se le haya negado la entrada o se le haya pedido que se vaya", se lee en un comunicado emitido por el fiscal.

Continúa el debate por la regulación de armas de fuego en Estados Unidos

Este nuevo tiroteo se da luego de una serie de masacres con armas de fuego que se vienen presentando desde mayo, avivando el feroz debate en Estados Unidos frente a la regulación de armas de fuego.

Un tiroteo en una tienda de comestibles en Nueva York, otro en la escuela primaria de Uvalde, Texas, uno el día de la independencia en Illinois y este último hecho, agudizan las preocupaciones por el repunte de los tiroteos.

Esta semana, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos analizará una propuesta que busca prohibir ciertas armas de asalto, aunque la opinión pública no cree que la moción sea aprobada por el Senado.

Los defensores del derecho a portar armas han aprovechado el asesinato del sospechoso en Indiana como un argumento para permitir que los estadounidenses porten armas. Por su parte, la Asociación Nacional del Rifle se pronunció con un tuit luego de los hechos diciendo: “Lo diremos nuevamente: la única forma de detener a un tipo malo con un arma, es un tipo bueno con un arma.

Sin embargo, 'The New York Times' propuso un análisis donde se demuestra que es raro que un transeúnte detenga un tiroteo masivo. El diario demostró que tan solo 22 ataques han sido detenidos por civiles, de un total de 433 desde el año 2000.

El juicio de la escuela secundaria de Parkland

Mientras tanto en Florida, el hombre que atacó la escuela secundaria en Parkland en 2018, regresó a una corte para dar inicio a la fase de sentencia de su caso, el cual ha sido catalogado como una de las masacres escolares más mortales del mundo y el peor tiroteo en una escuela en Estados unidos.

Luego de finalizar la audiencia, un juez decidirá si es sentenciado a muerte o a cadena perpetua, sin posibilidad de ningún beneficio como la libertad condicional.

En octubre del año pasado, Nikolas Cruz, de 23 años, se declaró culpable por ser el responsable de un tiroteo masivo bajo 17 cargos de los que fue acusado, luego de asesinar a 14 estudiantes y tres trabajadores de la escuela Marjory Stoneman Douglas.

El 14 de febrero de 2018, Cruz ingresó a la escuela mientras abría fuego por los pasillos y aulas de la institución con su rifle semiautomático AR-15. El fiscal principal del caso, Mike Satz, lo describió como "frío, calculador, manipulador y mortal".

La defensora del victimario basa su argumentación en que Cruz es un adulto joven con problemas emocionales y psicológicos, provenientes de un síndrome de alcoholismo fetal y abuso infantil. Sus compañeros de clase lo habían descrito previamente como “racista” y “psicópata”.

El caso de Cruz es el más mortífero en la historia de Estados Unidos en llegar a un juicio; normalmente cuando hay un tiroteo, los atacantes mueren inmediatamente, bien sea por suicidio o por disparos de la policía.

De igual manera, el sospechoso de asesinar a 23 personas en un tiroteo en 2019 en El Paso, Texas, está a la espera de que inicie su juicio. El ataque fue realizado presuntamente por un hombre de 23 años en un Walmart y estaba dirigido a los mexicanos que se encontraban en el lugar.

Mientras el debate sobre las armas en Estados Unidos sigue generando reacciones y polarización, el número de víctimas por estos hechos alcanza cifras récord.

Con AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente