El Senado estadounidense votó a favor de ampliar el techo de la deuda del país

·4 min de lectura

Una crisis se ha evitado en Estados Unidos este jueves, o por lo menos temporalmente, luego de que el Senado votara favorablemente una legislación para suspender hasta diciembre el límite de la deuda federal. Ahora, falta que el proyecto pase a la Cámara baja del Congreso y que sea aprobado antes de que finalice la próxima semana.

Con una votación de 50-48, el Senado de Estados Unidos aprobó este jueves en la noche la suspensión del límite del techo de la deuda estadounidense, lo que evitará, por lo menos hasta el 3 de diciembre, el no pago de la deuda nacional.

Los demócratas lo aprobaron con sus votos después de que la oposición se negara a colaborar con la Administración del presidente Joe Biden. “Los republicanos jugaron un juego partidista peligroso y arriesgado y me alegro de que su actitud arriesgada no haya funcionado”, dijo el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, tras la votación.

Ahora, el proyecto debe pasar a la Cámara de Representantes que debe aprobarlo antes de que Biden lo firme y quede establecido como ley. Esto debe suceder antes del 18 de octubre, fecha anunciada por la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, quien alertó que, después de este día, el país podría incurrir en una suspensión de pagos de la deuda nacional por primera vez en su historia.

Pero, el proyecto de ley aplica para los próximos dos meses solamente. Según algunos analistas, es poco probable que los problemas del límite de deuda de Washington se resuelvan con la aprobación del aumento a corto plazo.

¿Qué pasó en el Senado antes de la votación de los demócratas?

Después de semanas de tensión entre demócratas y republicanos, ambos partidos lograron llegar a un acuerdo temporal para hacer un aumento del techo de la deuda del país de 480.000 millones de dólares, así que pasa de los actuales 28,4 billones de dólares a 28,9 billones de dólares.

De esta manera, se evitó temporalmente lo anunciado por la secretaria del Departamento del Tesoro, Janet Yellen, quien advirtió esta semana que, si el Congreso no elevaba o suspendía el poder de endeudamiento del país, el Tesoro se quedaría "con recursos muy limitados que se agotarían rápidamente" antes del 18 de octubre.

La noticia fue un alivio para el Gobierno estadounidense, ya que se evitó incurrir en una suspensión de pagos de la deuda nacional por primera vez en su historia y también lo fue para el mercado, pues los principales índices de Wall Street empezaron a subir.

Antes de la votación, los demócratas lograron aprobar un arreglo temporal hasta el 3 de diciembre, luego de que el líder de los republicanos del Senado, Mitch McConnell, hiciera una oferta a los demócratas el miércoles. McConnell aceptó levantar el techo de la deuda por dos meses más y agregó que de no aceptar el acuerdo, el hecho desataría un caos en los mercados y una crisis económica en Estados Unidos.

Una "reconciliación presupuestaria" poco probable

La oferta de McConnell puso contra la pared a los demócratas que, de no haber aceptado el acuerdo, habrían sido carne de cañón para los republicanos, quienes hubieran aprovechado para culparlos del desastre económico.

Son apenas dos meses que el techo de la deuda se amplía para no dejar sin efectivo al Departamento del Tesoro. Pero los republicanos han venido anunciando desde el mes de junio que no votarán por una solución permanente, pues, quieren dejar el problema a los demócratas para que aprueben en solitario el aumento del endeudamiento.

Algo que podría servir es el mecanismo llamado "reconciliación presupuestaria", que permitirá su aprobación sin ningún apoyo republicano. Pero los demócratas no lo quieren hacer porque solo puede emplearse una vez por año fiscal y planean utilizarlo para aprobar buena parte de la agenda económica del presidente Joe Biden.

Dentro de los planes del mandatario están incluidos un paquete de política social de 3,5 billones de dólares y un proyecto de ley de infraestructura bipartidista de 1 billón de dólares.

Casa Blanca: "este es un paso adelante"

La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, se pronunció al respecto en una rueda de prensa en Washington. "Este es un paso adelante y nos da espacio para respirar y evitar el catastrófico impago al que nos acercábamos por la decisión del senador McConnell de jugar a la política con nuestra economía".

Jean-Pierre agregó que el país "nunca tendría que haber llegado al borde del impago" y criticó a los republicanos por no prestarse a aprobar una medida más duradera.

Ahora que el proyecto de ley fue votado, la iniciativa debe recibir el visto bueno de la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, antes de que Biden la firme y la convierta en ley.

Pero, el alivio sobre el techo de la deuda es momentáneo, pues, los enfrentamientos entre demócratas y republicanos seguirán, por lo menos, hasta final de año.

Con EFE, Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente