EE.UU. pide a Riad que esté a la altura y apacigüe mercados frente a COVID-19

Washington, 25 mar (EFE).- Estados Unidos pidió a Arabia Saudí que apacigüe los mercados mundiales de la energía y los financieros ante la "incertidumbre" económica generada por la crisis del coronavirus y en medio de una guerra de precios del petróleo con Rusia.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, explicó este miércoles en un comunicado que el titular de Exteriores estadounidense, Mike Pompeo, trasladó este mensaje este martes al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, en una conversación telefónica, en la que ambos expresaron "su profunda preocupación por COVID-19 y la necesidad de todos los países de trabajar juntos para contener la pandemia".

Pompeo "subrayó que, como líder del G20 e importante líder energético, Arabia Saudí tiene una oportunidad real de estar a la altura de las circunstancias y tranquilizar a los mercados mundiales de energía y los financieros cuando el mundo afronta una grave incertidumbre económica", dice la nota.

Ambos dirigentes hicieron hincapié en la necesidad de mantener la estabilidad en los mercados globales de energía en medio de la respuesta internacional frente al coronavirus.

Con esta acción, EE.UU. solicitaba a Riad que ponga fin a su guerra de precios del petróleo con Moscú.

A medida que avanza la crisis de COVID-19 y los países restringen cada vez más los movimientos, el precio del crudo está sufriendo, especialmente después de que la India, el tercer mayor consumidor del mundo, se haya sumado a las medidas de cuarentena y confinamiento obligatorio.

Algunos analistas sugerían que los estímulos de Washington y la Reserva Federal pondrían freno a la caída libre que ha experimentado el petróleo en el último mes, pero los expertos apuntan que el precio del barril de crudo oscilará en torno a los 20 dólares durante buena parte del segundo trimestre del año.

Además, se espera que el precio del "oro negro" siga presionado por los movimientos de Rusia y Arabia Saudí, que no han acercado sus posturas y se disponen a bombear tanto crudo como les sea posible a partir del primer día de abril, una vez se levanten las restricciones acordadas a finales del pasado año.

(c) Agencia EFE