EE. UU. limita importaciones desde Xinjiang por posibles violaciones a los derechos humanos

A partir de este martes 21 de junio, las importadoras estadounidenses deberán demostrar que los productos que compran a la provincia de Xinjiang no se fabricaron con trabajo forzoso. Beijing criticó la política y dijo que Washington está usando las acusaciones en su contra como pretexto para contener el crecimiento de China.

Para añadir condimento a unas ya tensas relaciones entre Estados Unidos y China, este 21 de junio de 2022 entró en vigencia la denominada Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de los Uigures por parte de Estados Unidos.

La provincia noroccidental china de Xinjiang produce alrededor del 85 por ciento del algodón del país y es una importante fuente de recursos de exportación. Sin embargo, bajo los términos de la nueva ley, este y otros productos como el tomate entran a una etapa de mayor vigilancia.

Según la ley, sancionada en diciembre de 2021 por el presidente estadounidense Joe Biden, las empresas deben demostrar que las importaciones desde Xinjiang no provienen del trabajo forzoso.

China está acusada de detener a personas de la minoría étnica uigur en campos de internamiento, obligándolos a trabajar por apenas una fracción del salario mínimo. Beijing ha dicho repetidamente que las acusaciones son falsas.

Beijing criticó este martes la promulgación de la ley y enfatizó en que está “basada en mentiras” como “otro intento de Estados Unidos de difamar a China y contener su desarrollo”.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo en una conferencia de prensa que el llamado "trabajo forzoso" en Xinjiang es completamente contrario a la situación real en la región.

"Los derechos e intereses laborales de todos los grupos étnicos en Xinjiang han sido protegidos de manera efectiva", dijo Wang.

A principios de este mes, el Parlamento Europeo también pidió una prohibición de importación similar, aunque existen preocupaciones sobre la trazabilidad de la cadena de suministro.

El año pasado, los fiscales franceses abrieron una investigación sobre cuatro minoristas de moda sospechosos de ocultar "crímenes contra la humanidad" en Xinjiang. La investigación involucra marcas como Uniqlo, Zara y Skechers.

Con Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente