EE. UU. libera a un narcotraficante talibán a cambio de un prisionero estadounidense en Afganistán

·2 min de lectura

Luz verde al intercambio de prisioneros entre el Gobierno Talibán en Afganistán y EE. UU.

A primera hora del día, EE. UU. ha liberado y entregado en Kabul al narcotraficante Haji Bashir Noorzai, un importante aliado de los fundamentalistas y recluido en prisión durante 17 años.

Todo esto para conseguir la liberación de Mark Frerichs, un veterano de las Fuerzas Armadas estadounidenses que trabajaba como ingeniero civil en proyectos de desarrollo en Afganistán.

Ebrahim Noroozi/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.
Bashir Noorzai, a la derecha, habla con el ministro de Defensa talibán, Mullah Mohammad Yaqoob, durante la ceremonia en el Hotel Intercontinental, en Kabul, Afganistán. - Ebrahim Noroozi/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El ministro de Asuntos Exteriores de Afganistán, Amir Khan Muttaqi, dió la noticia:

"Un ciudadano estadounidense, Mark Frerichs, también estaba en prisión en Afganistán, se celebraron largas negociaciones con los estadounidenses al respecto. Hoy a las 10:00 AM, en el aeropuerto de Kabul, ese ciudadano estadounidense fue entregado a la delegación estadounidense y Haji Bashar fue entregado al Emirato Islámico de Afganistán".

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha confirmado la liberación de Frerichs, que se encuentra ya en Catar. Este lo ha hecho a través de un comunicado de prensa en Reino Unido, donde se encuentra por el funeral de Estado de la reina Isabel II.

Biden explicó que habló con la hermana del ahora exrehén para comunicarle la noticia y reconoció que su país tuvo que tomar "decisiones difíciles" para hacer que las negociaciones con los talibanes llegaran a buen puerto.

Mi intercambio será una fuente de paz entre Afganistán y EE. UU.

Los talibanes recibieron con los brazos abiertos a Noorzai, muy próximo al fundador de la organización, mulá Mohamed Omar; y uno de sus principales donantes desde su creación en 1994.

Para Noorzai, este gesto podría suponer un acercamiento con occidente para conseguir el reconocimiento del Gobierno Talibán, uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los islamistas, algo que les impide acceder a ayuda internacional y a sus fondos en el extranjero.

"Mi intercambio será una fuente de paz entre Afganistán y EE. UU., porque un estadounidense también fue liberado y yo también fui liberado por los esfuerzos del Emirato Islámico y mis hermanos muyahidines", dijo Noorzai.