EE. UU.: incendios forestales obligan a la evacuación de miles de personas en Colorado

·4 min de lectura

Miles de habitantes de Colorado, en el centro de Estados Unidos, se vieron forzados a abandonar sus hogares en la víspera de Año Nuevo ante el avance de varios incendios forestales que comenzaron desde el pasado 29 de diciembre. Hasta el momento, las autoridades no han confirmado víctimas mortales, aunque no descartan que se produzcan muertes. Al menos 600 viviendas y negocios ya han sido destruidos por las llamas y el gobernador declaró el estado de emergencia.

Los incendios forestales arrasan con todo a su paso en las localidades de Louisville y Superior, en Colorado, Estados Unidos.

El fuego avanza particularmente por zonas residenciales, y no solo por bosques, advirtió el gobernador Jared Polis, quien declaró el estado de emergencia, lo que le permitió al estado acceder a fondos de emergencia para atender el desastre.

"Los residentes que evacuaron o tienen propiedades en zonas de evacuación, no regresen al área. Sabemos que están preocupados por sus hogares y pertenencias. ¡Les notificaremos sobre el reingreso a sus viviendas tan pronto como podamos!", subrayó Polis en un mensaje a través de su cuenta de Twitter.

Mike Guanella y su familia esperaban recibir el Año Nuevo en su hogar y celebrar una Navidad tardía, pero se vieron obligados a huir del área cuando los informes de un incendio forestal cercano se convirtieron rápidamente en un alarmante aviso de pre evacuación y minutos después en una orden de salida inmediata.

"Esos regalos todavía están debajo del árbol en este momento, esperamos", dijo Guanella.

Al menos un socorrista y otras seis personas resultaron heridas a causa del fuego, que comenzó a propagarse desde el pasado jueves 29 de diciembre. Las ráfagas de viento de más de 160 kilómetros por hora han avivado las llamas en algunas zonas y han obstaculizado los esfuerzos por extinguirlas.

"Este es el tipo de fuego que no podemos combatir (…) De hecho, tuvimos alguaciles y bomberos en áreas que tuvieron que retirarse porque fueron invadidas" por las llamas, aseguró el alguacil del condado de Boulder, Joe Pelle.

Las autoridades no han confirmado víctimas mortales, pero no lo descartan. "Me gustaría enfatizar que, debido a la magnitud de este incendio, la intensidad y su presencia en un área tan densamente poblada, no nos sorprendería si hay heridos y muertos", agregó Pelle.

Cientos de casas y negocios destruidos

Las autoridades informaron que alrededor de 600 edificaciones, entre viviendas y negocios, han sido destruidas por las llamas.

"Sabemos que aproximadamente 370 casas en la subdivisión de Sagamore se han perdido. Hay un potencial de otras 210 viviendas perdidas en Old Town Superior", indicó Pelle.

El área afectada se encuentra entre Denver y Boulder, una ciudad universitaria cerca de las colinas que alberga la conocida Universidad de Colorado.

Las evacuaciones iniciaron con calma y orden, pero las calles en las subdivisiones rápidamente registraron atascos ante los cientos de vehículos que intentaban salir de la zona, tomando hasta 45 minutos para avanzar menos de un kilómetro, según relataron testigos.

Un video grabado por un transeúnte frente a un supermercado de la localidad de Superior mostró una escena apocalíptica con vientos azotando árboles en el estacionamiento, rodeado de cielos nublados y pequeños incendios esparcidos por el suelo que arrasaron con contenedores de basura.

Leah Angstman y su esposo presenciaron un panorama similar mientras regresaban en un autobús rumbo a su casa en Louisville desde el Aeropuerto Internacional de Denver. Señalaron que repentinamente dejaron de ver un cielo azul claro para pasar a estar cubiertos de nubes de humo marrón y amarillo.

"El viento sacudió el autobús con tanta fuerza que pensé que se volcaría (…) El cielo era oscuro, marrón oscuro, y la tierra soplaba en remolinos por la acera como serpientes", dijo Angstman.

Incendios forestales en invierno, una muestra del cambio climático

La situación se presenta en un momento inusual del año, en medio de las bajas temperaturas de diciembre en Estados Unidos. Sin embargo, se produce tras una temporada de sequía y en un invierno hasta ahora carente de nieve.

Los científicos afirman que el calentamiento global está haciendo que el clima sea más extremo y que los incendios forestales se conviertan en un fenómeno más frecuente y destructivo que antes.

Una sequía histórica y olas de calor han hecho que el fuego forestal sea más difícil de combatir en el oeste de EE. UU y el Monitor de aridez del país ha calificado la situación del condado de Boulder como "extrema".

El 90% de esa localidad se encuentra en una sequía severa y no ha visto lluvias sustanciales desde mediados del verano.

"Con la nieve en el suelo, esto no habría sucedido en absoluto de la forma en que sucedió", dijo el hidrólogo Keith Musselman.

El área montañosa de Front Range, donde vive la mayor parte de la población del estado de Colorado, tuvo un otoño extremadamente seco, al igual que la mayor parte transcurrida hasta ahora del invierno.

Denver, capital del estado, rompió su récord rompió en recibir la primera nevada medible más tarde de la historia. En esta estación, recibió su primera tormenta el pasado 10 de diciembre y no ha vuelto a nevar desde entonces, aunque se espera que ocurra en los próximos días.

El Servicio Meteorológico Nacional predice que hasta un pie de nieve podría caer el sábado 1 de enero, en Boulder, y que la humedad traerá un alivio sustancial.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente