EE.UU. confisca el cargamento de 4 petroleros que supuestamente transportaban gasolina de Irán a Venezuela

Redacción - BBC News Mundo
·5 min de lectura
Un buque petrolero
Venezuela recibió en mayo pasado otro cargamento de gasolina de Irán.

Autoridades de EE.UU. confiscaron el cargamento de cuatro tanqueros que supuestamente trasladaban gasolina de Irán con destino a Venezuela, en una nueva escalada de tensiones contra dos gobiernos a los que Washington se opone.

Según informaron fuentes oficiales estadounidense al diario The Wall Street Journal y a la agencia de noticias Reuters, las cuatro embarcaciones fueron incautadas sin el uso de fuerza militar y su carga fue pasada a otros buques para su envío a EE.UU., tras conversaciones con los propietarios de las naves.

El embajador iraní en Venezuela, Hojat Soltani, negó que su país tuviera algo que ver con los barcos, aunque no negó la procedencia ni la propiedad de la carga.

"Otra mentira y guerra psicológica de la máquina de propaganda de EEUU. Los barcos no son iraníes, y ni el dueño ni su bandera no tiene (sic) nada que ver con Irán", escribió en Twitter.

Washington ha acusado con anterioridad a Irán de utilizar buques con banderas y dueños extranjeros para violar las sanciones, que intentan impedirle la venta de combustible para recortarle ingresos como castigo por el supuesto desarrollo de su programa nuclear.

Venezuela, el país con las mayores reservadas probadas de petróleo en el mundo y donde el combustible casi se regalaba por años, ha sufrido en los últimos tiempos una carencia de combustible que ha llevado incluso a filas en las gasolineras, al aumento a precios internacionales, al racionamiento y a un mercado negro de venta de gasolina.

El Departamento de Estado cree que la petrolera estatal venezolana, PDVSA, está pagando "con toneladas de oro" los servicios de Teherán, cuyo gobierno es afín al de Caracas y ha tratado de ayudarle con su recientes carencias de gasolina.

Es la primera vez que EE.UU. incauta embarcaciones supuestamente cargadas con petróleo iraní por considerar que violan las sanciones.

¿Cuáles son los antecedentes?

En mayo pasado, las tensiones entre Washington y Caracas y Teherán aumentaron luego de que que Irán enviara cinco buques con 1,5 millones de barriles de gasolina al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro en una "clara violación" a las sanciones estadounidenses.

Maduro celebró la llegada de los tanqueros iraníes a puerto venezolano como un triunfo contra los Estados Unidos.

En julio, un juez de Washington dio luz verde para confiscar cuatro petroleros (Bella, Bering, Pandi y Luna) que, según los fiscales de EE.UU., tenían una carga de 1,2 millones de barriles de gasolina por un valor de casi US$50 millones y que se dirigían a Venezuela.

Estación de PDVSA
La mala gestión y la corrupción en la petrolera estatal en los últimos años llevaron al colapso a sus refinerías e hizo desaparecer la producción local de gasolina.

En la demanda presentada en julio, las autoridades estadounidenses consideraron que el combustible era "una fuente de influencia" para la Guardia Revolucionaria iraní, a la que Washington considera una "organización terrorista".

Los fiscales estadounidenses afirmaron que el envío fue organizado por el empresario Mahmoud Madanipour, a quien señalaron de estar afiliado a la Guardia Revolucionaria.

Madanipour, de acuerdo a la demanda, supuestamente actuó en nombre de Mobin International Ltd., una firma asociada con cuentas bancarias conectadas con el cuerpo militar iraní.

Tras la orden de incautación en julio, la misión de Teherán ante Naciones Unidas consideró que el embargo de los barcos sería un acto de "piratería".

"Cualquier intento en alta mar para evitar que Irán se involucre en un comercio legal con cualquier país que elija será un acto de piratería, pura y simplemente", indicó Alireza Miryousefi, portavoz de la oficina de Irán en la ONU.

"Esta es una amenaza directa a la paz y la seguridad internacionales y contraviene el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas", agregó.

¿Qué se sabe de la incautación?

No está claro dónde o cuándo tuvo lugar la incautación.

Según el reporte de The Wall Street Journal, los cuatro buques viajaban originalmente como parte de una flotilla de nueve petroleros, incluidos cinco buques iraníes, que fueron escoltados por un barco de inteligencia naval también iraní.

Las cuatro embarcaciones de propiedad privada comenzaron a despegarse de la flotilla después de que las autoridades estadounidenses se pusieran en contacto con sus dueños, según los reportes.

Estación de gasolina
La gasolina está estrictamente racionada en Venezuela.

Inicialmente, los reportes indicaban que los buques fueron desviados a puerto estadounidense tras conversaciones entre Washington y los propietarios de los tanqueros.

Sin embargo, Reuters reportó después que el cargamento fue pasado a otros barcos para su traslado a EE.UU. y que los buques fueron liberados.

En ese sentido, fuentes marítimas y del gobierno de Trump dijeron a la agencia de noticias que la incautación momentánea que realizó Irán el miércoles de un petrolero en el Estrecho de Ormuz fue una represalia contra el empresario griego dueño de algunos de los barcos embargados por EE.UU.

La incautación de los barcos es solo la última acción de "presión extrema" de una campaña de sanciones que el gobierno de Trump ha implementado contra Irán como consecuencia de su programa nuclear.

Y es un golpe también contra Venezuela, contra la que Washington aplica una política de mano dura con el fin de forzar la caída de Maduro, a quien acusa de ser un gobernante ilegítimo.