EE.UU. alerta a sus ciudadanos del riesgo de las protestas en Bolivia

Policías intentan dispersar a un grupo de manifestantes este jueves en La Paz (Bolivia). EFE/STR

Washington, 8 nov (EFE).- El Gobierno de EE.UU. alertó este viernes a sus ciudadanos del riesgo de viajar a Bolivia debido a las "recurrentes" protestas que sacuden al país desde el 20 de octubre, cuando grupos opositores se lanzaron a la calle para protestar contra un cuarto mandato del presidente boliviano, Evo Morales.

"Hay manifestaciones, huelgas, bloqueos y marchas recurrentes en las principales ciudades de Bolivia (...). Algunas protestas opositoras han dado lugar a enfrentamientos violentos y las autoridades locales han utilizado medidas para controlar a las multitudes y desalentar las protestas", dijo en un comunicado el Departamento de Estado.

El Departamento de Estado de EE.UU. suele emitir alertas de viaje para informar a sus ciudadanos de la seguridad de los países a los que tienen pensado desplazarse.

En el caso de Bolivia, la diplomacia estadounidense comunicó que la alerta de viaje ha pasado del nivel 2, que EE.UU. usa para pedir a sus ciudadanos que "presten más atención", al nivel 3, destinado a situaciones de mayor riesgo y en las que el Ejecutivo aconseja a los estadounidenses que reconsideren viajar al país en cuestión.

Ese sistema de alertas tiene cuatro niveles, siendo 1 el nivel más bajo, en el que estadounidenses deben tener "precauciones normales"; y el nivel 4 el más alto y en donde los servicios consulares recomiendan no viajar debido a "la gran probabilidad de riesgos que suponen un riesgo para la vida".

EE.UU. justificó el cambio por la crisis política y social que atraviesa Bolivia desde el pasado 20 de octubre, después de que el órgano electoral proclamara vencedor a Evo Morales para un cuarto mandado consecutivo, mientras que la oposición denunció la existencia de un fraude.

Los opositores y movimientos cívicos reclaman la renuncia del presidente y la convocatoria de nuevos comicios, mientras que los afines al mandatario se movilizan en defensa de su victoria, con enfrentamientos en las calles que han dejado 3 muertos y más de 300 heridos.

El Ejecutivo estadounidense ha expresado "preocupación" por la forma en la que se desarrollaron los comicios en Bolivia, especialmente por la interrupción del cómputo de votos que se produjo en un momento en el que parecía abrirse la puerta a una segunda vuelta entre Morales y el opositor Carlos Mesa.

De momento, Washington no ha reconocido la victoria de Morales y se ha limitado a respaldar la auditoría de los comicios que lleva a cabo actualmente la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) como resultado de un acuerdo con el Ejecutivo de Morales.