Eduardo Sadous advirtió que Venezuela "va camino a convertirse en Cuba"

LA NACION

El ex embajador argentino en Venezuela, Eduardo Sadous, dijo que ese país vive una profunda crisis humanitaria y consideró que "va camino a convertirse en otra Cuba".

"Es muy preocupante porque el gobierno de Maduro se va a encerrar cada vez más sobre sí mismo. Creo que las presiones internacionales son buenas, pero poco efectivas", dijo en diálogo con LA NACION.

Para el diplomático, que ejerció su cargo en Caracas entre 2002 y 2005 cuando fue forzado a dar un paso al costado por el kirchnerismo tras denunciar que el Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, realizaba "gestiones comerciales paralelas" con ese país, es difícil pensar en que Maduro salga del poder "a menos que así lo decidan las fuerzas armadas, que a su vez están muy involucradas en el narcotráfico".

Por otra parte, consideró que el régimen de Maduro "debe ser expulsado del Mercosur, porque nunca cumplió con sus parámetros, pese a los intentos de Brasil de meterlo en el bloque para asegurar su estabilidad".

"De todos modos, esa decisión tampoco servirá y creo que Venezuela seguirá el camino cubano", sentenció.

Sadous negó que haya una situación de "guerra civil, porque ese escenario requiere de dos bandos armados y acá hay uno sólo y el otro tira piedras; sí es una situación de caos".

Desde el punto de vista económico, indicó, "la situación solo puede seguir empeorando, con más gente emigrando; en un contexto paradójico porque tiene uno de las mayores reservas petroleras del mundo y que, a diferencia de Arabia Saudita, no puede alimentar a su propio pueblo".

¿Sirven las sanciones económicas?

Sadous sostuvo que los mejores aliados de Maduro son China y Rusia y puso en duda la efectividad de sanciones más profundas por parte de los Estados Unidos.

"Creo que las sanciones que aplicó hasta ahora son positivas, pero las sanciones económicas no sirven porque afectarán a la población, que en un 80% está bajo la línea de pobreza. Además, si Estados Unidos le deja de comprar petróleo, subirán los precios domésticos y globales, como se vio en las crisis de Irán y Libia", explicó.

Respecto del silencio que mantiene sobre la situación venezolana la ex presidenta Cristina Kirchner y sus principales referentes, señaló: "Demuestra el peso ideológico que persiste en la región. Acá mataron a Kosteki y Santillan y fue terrible, pero allá matan a 120 personas y no pasa nada".

"Hay una crisis humanitaria: no hay alimentos, medicamentos y la gente debe cruzar la frontera para abastecerse, además de tener una gran parte de su clase media migrando, frente a una historia en la que el país siempre recibió refugiados, como a los argentinos durante la dictadura", indicó.

Por otro lado, afirmó que la oposición política no ofrece una garantía confiable. "Solo los une el espanto a Maduro, pero tengo mis dudas qué ocurrirá si él se va al poder. El ejemplo fue el golpe del 2002, cuando se mataron entre sí. Va a hacer falta un esfuerzo muy grande para institucionalizar la situación. Si no hay partidos políticos fuertes, pueden surgir estos líderes políticos mesiánicos y peligrosos, como ocurrió en toda la región".

De todos modos, descartó que la situación argentina en el kirchnerismo pueda compararse con la de Venezuela. "Las condiciones eran muy diferentes: el Ejército acá fue desmantelado y el empresariado es más o menos independiente del Estado como se vio en la crisis del campo, mientras que allá el gran empleador es el Estado con PDVSA", concluyó.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines