Dos ediles del PP abandonan la presentación del Orgullo por las críticas a Almeida

·5 min de lectura

Madrid, 21 jun (EFE).- La responsable de área delegada de Turismo del Ayuntamiento de Madrid, Almudena Maíllo, y el concejal presidente de los distritos de Centro y Salamanca, José Fernández, ambos del Partido Popular, han abandonado este martes la rueda de prensa para presentar el Orgullo de Madrid (MADO) ante las críticas vertidas al alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

Maíllo y Fernández han abandonado la sala del Museo Thyssen en la que se ha presentado el Orgullo cuando la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+), Uge Sangil, ha comenzado a criticar a Almeida y ha dicho que no es el alcalde de todos los madrileños.

El desencuentro ha comenzado a raíz de que la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Ciudadanos), anunciara que se había enviado una circular a las Juntas de Distrito para comunicarles las condiciones en las que pueden colgar pancartas con los colores de la bandera LGTBI en sus dependencias y en edificios oficiales, después de la sentencia de Aragón que estima que su colocación en el Ayuntamiento de Zaragoza no vulnera la ley de banderas.

Tras subrayar que el colectivo estará ahí “un año más, en las calles, de frente, en las aceras, en los balcones, encima de los árboles”, Sangil ha dicho a Almeida que “no hace falta que coloque usted la bandera” en el Palacio de Cibeles, puesto que “la bandera somos nosotras”.

El auditorio del Museo Thyssen ha irrumpido entonces en aplausos, y Sangil ha continuado diciendo que “no hace falta” porque Almeida “no es el alcalde de toda la ciudadanía de Madrid, no nos representa a toda la ciudadanía de Madrid cuando usted no cuelga la bandera arcoíris, cuando usted, como servidor del pueblo, no está” demostrando “respeto a la diversidad”.

Ha sido a lo largo de esas palabras cuando Maíllo y Fernández se han levantado de sus asientos y han comenzado a subir las escaleras hacia la salida de la sala. “Cierren la puerta al salir”, ha apostillado Sangil, que ha seguido denunciando la discriminación del colectivo, o que la Asamblea de Madrid y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, “quieren quitar la formación en diversidad sexual”.

También ha censurado que las organizaciones representadas en la mesa, que organizan el Orgullo, no reciben “ningún tipo de subvención”, al tiempo que ha agradecido el trabajo de la vicealcaldesa, sentada a su lado, en la organización del Orgullo.

Villacís ha tomado la palabra tras Sangil para destacar que se siente “muy orgullosa” de formar parte del Gobierno “que está gestionando y apoyando” y “subvencionando” el Orgullo.

“He estado reunida con concejales que están aquí presentes, Almudena Maíllo y José Fernández, que me han puesto facilidades cuando he necesitado el apoyo. Me siento orgullosa de seguir dando a los colectivos LGTBI”, ha incidido Villacís, y ha pedido ser “más justos”.

La vicealcaldesa cree que “nadie puede escoger una sola medida en la que este Ayuntamiento haya dado pasos atrás”.

Y ha añadido: “Siento que debo decir esto; no sé qué ocurriría con otra formación de Gobierno”.

Le ha interrumpido Sangil, y Villacís ha insistido en que es “su” Gobierno, y que “cuando tomáis una parte por el todo no es justo” porque los Gobiernos en coalición “permiten una pluralidad hasta entonces desconocida”.

Mientras Villacís hablaba dentro de la sala, José Fernández hacía declaraciones en el exterior: “José Luis Martínez-Almeida es el alcalde de todos los madrileños, y como tal merece el respeto de todo el mundo”.

“Y el Orgullo no puede estar manipulado”, ha dicho, y ha insistido en que “en Madrid el Orgullo se celebra” y que el Palacio de Cibeles y la fuente van a estar “iluminados” con los colores del arcoíris.

“Y como ha dicho ella -en referencia a Sangil- la bandera se lleva dentro, no hay que llevarla fuera”.

El desencuentro ha marcado también las declaraciones posteriores a la prensa, en las que Villacís y Sangil han abundado sus argumentos, mientras que Rita Maestre (Más Madrid), Mar Espinar (PSOE) y Marta Higueras (Grupo Mixto) han censurado el comportamiento de los ediles del PP.

Sangil ha señalado que “las personas que están gobernando” deben “escuchar, estar y deben escuchar para reflexionar, para cambiar situaciones".

"Yo solo he dicho que nosotros somos las banderas, que no necesitamos que el señor Almeida cuelgue una bandera en Cibeles porque nuestros cuerpos y nuestras vidas son nuestra bandera, que es la libertad, si eso no son capaces de asimilarlo y de respetarlo, háganselo mirar, señores del PP”, ha aseverado.

Y ha defendido que "siempre es el momento para reivindicar, para criticar, y para solicitar al Ayuntamiento, al señor alcalde, que es el alcalde de todas y todos, entre comillas, que nuestro símbolo es la diversidad y el respeto, y queremos que nuestro Ayuntamiento, que el Ayuntamiento de Madrid, también recoja el símbolo”

También ha recordado que "hay dos leyes, la ley trans y la ley LGTBI de 2016", cuyos articulados hablan "de colgar y poner los símbolos del colectivo en las instituciones, tanto el 17 de mayo como el 28 de junio, y las leyes se tienen que cumplir”.

Por su parte, Villacís ha dicho que comprende la reacción de los ediles del PP y ha considerado que “no procedían” las palabras de Sangil en este momento, a la vez que ha subrayado que el Gobierno de PP y Ciudadanos “es tolerante”, y “distinto” a lo que “a lo mejor puede estar pasando en Castilla y León”.

“Hay un factor que cambia, Ciudadanos por Vox”, y “es muy visible” que en el Ayuntamiento de Madrid “las cosas son distintas” y “no decimos” cosas tales como que “la familia natural es solo hombre y mujer”.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente