Ecuador: el presidente Lasso refuerza su batalla contra el narco en la cárcel de Guayaquil

REUTERS - SANTIAGO ARCOS

Fuerzas especiales de la Policía trasladaron a cabecillas de las bandas que han desatado el terror en Guayaquil, en el marco de la "guerra abierta" que le declaró el Gobierno ecuatoriano al narcotráfico.

Este viernes, uniformados con escudos y cascos se apostaron en los tejados de la prisión Guayas 1, en el puerto de 2,8 millones de habitantes donde rige el estado de excepción y el toque de queda nocturno.

Poco después del mediodía se oyeron tres "detonaciones" que levantaron el pánico entre familiares de presos que corrieron gritando por las afueras del centro carcelario, según periodistas de la agencia de noticias AFP.

"No sabemos nada, solo que hay muertos y heridos", dijo Myriam reservándose el apellido. Su esposo cumple una condena de 20 años por homicidio en el pabellón 2 dominado por la banda liderada por alias "Ben 10", en el que hubo traslados.

"Me preocupa cómo esté o dónde esté (...) corre peligro porque él es de una banda criminal y a donde lo están trasladando es de otra banda", agregó la mujer.

Dentro de la cárcel, el movimiento era intenso. El SNAI, organismo estatal a cargo de las prisiones, compartió imágenes de reclusos en pantalones cortos y con las manos detrás de la cabeza cuando eran conducidos por guardias con el rostro cubierto.

La "rotación interna" de presos entre pabellones se cumplía sin resistencia, dijo el SNAI en un tuit.

Sin doblegarse

El Gobierno pasó a la ofensiva tras una veintena de ataques a bala y con explosivos esta semana contra puestos de mando, gasolineras y un sanatorio atribuidos a las organizaciones que se adueñaron de varias prisiones y se disputan las rentas del narcotráfico y la extorsión.

En emergencia


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
La recuperación del control de cárceles en Ecuador deja al menos siete heridos
Ecuador moviliza tropas ante la arremetida del narco, que deja seis muertos
Ecuador decreta estado de excepción en dos provincias tras ola de violencia