Ecuador decreta estado de excepción en dos provincias tras ola de violencia

© Reuters/Vicente Gaibor del Pino

Los ataques de las últimas horas en las provincias de Guayas y Esmeraldas en Ecuador por parte de grupos armados ilegales, con posibles vínculos con narcotraficantes, hicieron que el Gobierno del presidente Guillermo Lasso decretara el estado de excepción y toque de queda en esas dos regiones. La ola de violencia, donde al menos dos uniformados murieron, es desatada, según las autoridades, por el traslado de presos desde la Penitenciaría de Guayaquil hacia otras cárceles.

Una oleada de violencia en la que hubo enfrentamientos entre policías y delincuentes obligó al Gobierno de Guillermo Lasso a decretar el estado de excepción y toque de queda a partir de las nueve de la noche en las provincias de Guayas y Esmeraldas.

En un mensaje televisado, Lasso calificó los hechos delincuenciales como actos de sabotaje y terrorismo, al tiempo que hizo responsables a las bandas criminales trasnacionales de arremeter, al parecer, contra la Fuerza Pública.

El presidente aseguró que los "actos de sabotaje y terrorismo" son, "por así decirlo, una declaratoria de guerra abierta contra el Estado de derecho y el Gobierno" y dio la orden a las autoridades para que actúen "con dureza, dentro del marco de la ley".

Lasso afirmó que la Policía y las Fuerzas Armadas "intervinieron la Penitenciaría del Litoral e incautaron armas, municiones, explosivos y sistemas ilegales de comunicación". Además, anunció que se trasladará a Guayaquil para liderar el "puesto de mando unificado" y dirigir desde allí las operaciones de las autoridades. En su intervención, aprovechó para irse lanza en ristre contra el gobierno anterior y culparlo de la ola de violencia.

Ataques en diferentes frentes en un sistema carcelario en crisis


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Ecuador: el recrudecimiento de la violencia en una crisis carcelaria sin fin
Sigue la violencia en las cárceles de Ecuador: al menos 15 muertos en nuevo motín
Estado de excepción en Ecuador, ¿es suficiente para combatir la violencia?