Ecuador tiene un centro de control y monitoreo para los centros penitenciarios

Quito, 22 nov (EFE).- El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, señaló este martes que cuentan con un nuevo sistema de control y monitoreo para los 36 centros penitenciarios del país.

"Con inteligencia artificial y reconocimiento facial, actuaremos de manera inmediata ante cualquier disturbio", señaló en su cuenta de Twitter.

El jefe de Estado verificó el funcionamiento del centro de control en las instalaciones del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), a cargo de las prisiones.

Según la Presidencia, el Gobierno invirtió 1,2 millones de dólares en el sistema que genera alertas estratégicas.

Anotó, además, que Lasso participó en el Comité de Seguridad para evaluar los operativos que se realizan en varias provincias del país, aplicar estrategias de seguridad y generar acciones para derrotar al narcotráfico y al crimen organizado.

Al momento, las provincias de Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas están en estado de excepción luego de que, a principios de mes, se registraron varios atentados, algunos de ellos con explosivos.

El Ejecutivo atribuyó esos ataques a una respuesta del crimen organizado a la lucha del Gobierno contra el narcotráfico.

MOTINES Y ENFRENTAMIENTOS

El centro de monitoreo funciona en el marco de las acciones del Gobierno para vigilar las cárceles, en varias de las cuales se han registrado motines y enfrentamientos entre reos, que han dejado decenas de muertos desde hace dos años.

En el más reciente hecho, ocurrido el pasado viernes, diez presos fueran asesinados en la nueva masacre carcelaria en la cárcel El Inca, de Quito, la misma que el pasado 7 de noviembre ya había sido escenario de otro sanguinario enfrentamiento entre presos que se saldó con el asesinato de cinco de ellos.

El episodio del viernes se dio después de que la Policía y los agentes penitenciarios intervinieran el centro carcelario para trasladar a Jonathan Bermúdez, cabecilla de la banda criminal "Los Lobos", a La Roca, la cárcel de máxima seguridad situada en Guayaquil, donde el Gobierno aseguró que estará aislado e incomunicado.

Durante el proceso para trasladar a Bermúdez, decenas de presos fueron maniatados y tirados en el piso para evitar que opusieran resistencia violenta al traslado del recluso que, según el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, es el instigador de la anterior matanza en El Inca ocurrida hace 11 días.

Tras la nueva masacre, el SNAI anunció que también se procedió a trasladar a La Roca a otros tres miembros de "Los Lobos" que supuestamente eran los autores materiales del episodio del viernes, identificados como Juan S. "Sargento", Milton Q. "Junior" y David G. "Hormiga".

Además de Bermúdez, de manera simultánea también fue trasladado desde la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas a La Roca Freddy Anchundia, líder de la banda "R7", que junto a "Los Lobos" y otras similares se disputan el control interno de las cárceles ecuatorianas.

Son estas bandas las que están detrás de las recurrentes masacres carcelarias que registra Ecuador desde 2020 y que hasta el momento han dejado más de 450 asesinados, de ellos más de 100 solo desde inicio de 2022.

(c) Agencia EFE