Economistas del Banco Mundial advierten sobre riesgos de recesión en 2023

El más reciente informe, elaborado por economistas del Banco Mundial, advierte que la economía global podría estar acercándose a una recesión, en parte, por las políticas monetarias implementadas por algunos bancos centrales para combatir la inflación. América Latina, por su característica de ser una economía centrada mayoritariamente en la exportación de materias primas, podría verse afectada por la situación.

El documento, en el que el Banco Mundial señala que “los hallazgos, interpretaciones y conclusiones expresadas son responsabilidad exclusiva de los autores”, sustenta la afirmación de que las tres principales economías para el organismo -Estados Unidos, China y la Eurozona- se han desacelerado de forma drástica durante los últimos meses.

“El mundo podría estar avanzando poco a poco hacia una recesión mundial en 2023 y una serie de crisis financieras en los mercados emergentes y las economías en desarrollo”, se lee en el comunicado emitido por el organismo.

Días atrás, Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, advirtió sobre una desaceleración en la Eurozona, pero sin que ello implique un crecimiento negativo para el próximo año. No obstante, en un escenario de mayor complejidad, sí es probable que suceda.

"En el punto de referencia, no pronosticamos un crecimiento negativo en 2023. En el escenario a la baja, lo hacemos. Ese escenario a la baja difiere de la situación actual que incluye, en particular, el cierre total de todo el suministro de gas ruso", afirmó Lagarde.

¿Por qué se asoma una posible recesión global?

De acuerdo con los expertos del Banco Mundial, la probabilidad de recesión crece por diversos factores, pero en parte está asociado a los incrementos en la tasa de interés que aplican algunos bancos centrales para responder a la inflación.

“Cuando entramos en la crisis económica por la pandemia los bancos centrales aplicaron medidas para estimular la economía y favorecer una rápida recuperación. Después de la pandemia, empieza una recuperación y comienzan a dispararse algunas presiones inflacionarias. Entonces, para hacer frente a este fenómeno, se debe hacer lo contrario, que es retirar estímulos y subir las tasas de interés, pero estas medidas frenan la actividad económica y en determinado momento esto se puede traducir en recesión”, dijo el economista James Salazar en conversación con France 24.

Por otro lado, América Latina, cuyo crecimiento podría rondar el 3% de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se vería afectada por esta situación debido a las características de sus economías, que guardan relación con las principales economías del mundo.

“Todas las regiones se verán afectadas. Lo que se debe ver es qué país podría resultar más afectado y analizar la estructura de sus economías, especialmente la parte de las finanzas públicas y ver qué país está mejor preparado para afrontarla”, explicó Salazar.

Con Reuters