La economía tunecina se contrajo un 8,8 % en 2020

Agencia EFE
·2 min de lectura

Túnez, 15 fev (EFE).- La economía tunecina se contrajo un 8,8 % en 2020 con respecto al año anterior en una recesión sin precedentes, reveló el Instituto Nacional de Estadísticas (INS) en un comunicado de prensa.

Según esta fuente, el Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó en un 6,1 % durante el cuarto trimestre del último ejercicio en comparación con el mismo periodo de 2019.

En cuanto al valor añadido de la industria manufacturera, su tasa se redujo en un 4,5 % anual debido a la caída de la producción de la industria química con un 13,8 %, la agroalimentaria con un 8,2 %, la textil y de calzado con un 5,5 % y la mecánica y electrónica con el 0,9 %.

Por su parte, el sector servicios se desplomó en un 9,4 % ante el declive de los establecimientos hoteleros, restaurantes y cafeterías en un 49 % y el transporte en un 23 %.

Con respecto a la industria no manufacturera, ésta sufrió una merma del 3,2 %, principalmente por el descenso de la producción en el sector de minas con el 34 % y de fosfato, cuya producción cayó de los 3,7 millones de toneladas en 2019 a los 3,1 millones en el último año. Sólo la tasa de la industria de materiales de construcción (1 %) y de agricultura y pesca (4 %) fue positiva durante 2020.

Según el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado en el mes enero, el PIB retrocedió un 8,2 % en 2020 y espera que el crecimiento económico alcance este año el 3,8 %. Aunque, insistió, todo dependerá de la gestión de la pandemia y la campaña de vacunación.

El organismo recordó la importancia de apoyar económicamente a la población más vulnerable, sustituyendo el sistema de productos subvencionados (pan, gasolina, harina) y ofreciendo ayudas específicas en función de sus recursos.

Otra de sus recomendaciones permanentes es reducir el número de funcionarios del Estado- estimado en 650.000 empleados- y reestructurar las empresas públicas deficitarias?- el 50 % de las 195 existentes- a través de una reforma “creíble”.

Ante la ausencia de un interlocutor estable- diez gobiernos diferentes se han sucedido en la última de´cada- el FMI instó a establecer un "pacto social?" entre los diferentes actores- partidos políticos, sindicato, patronal y sociedad civil - con el objetivo de marcar una hoja de ruta a largo plazo que vaya más allá del mandato de un Ejecutivo.

En las próximas semanas, las agencias de calificación publicarán el "rating" soberano, lo que podría perjudicar seriamente a Túnez que se prepara para salir al mercado financiero internacional con el fin de movilizar cerca de 3.000 millones de dólares.

La última evaluación de Fitch Ratings en noviembre de 2020, degradó su perspectiva de estable a negativa debido al riesgo de falta de liquidez presupuestaria, el deterioro de las finanzas públicas y el impacto de la pandemia en el contexto macroeconómico.

(c) Agencia EFE