La economía británica vuelve a números rojos y se desploman las exportaciones a la UE tras el Brexit

Anna CUENCA
·3 min de lectura

La economía británica regresó al crecimiento negativo en enero por las nuevas restricciones contra el coronavirus, a lo que se sumó una caída récord de sus exportaciones a la Unión Europea en el primer mes de su salida efectiva del mercado único tras el Brexit.

Las exportaciones de bienes británicos hacia la UE se desplomaron un 41%, hasta los 5.600 millones de libras (7.800 millones de dólares, 6.500 millones de euros) respecto a diciembre, según datos difundidos el viernes por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

Pero también cayeron, aunque menos, un 29%, las importaciones de productos procedentes del bloque, que se limitaron a 6.600 millones de libras (9.200 millones de dólares, 7.700 millones de euros).

"Es la mayor caída (del comercio con la UE) en un mes desde que estas cifras empezaron a ser calculadas en enero de 1997", precisó la ONS.

El divorcio entre el Reino Unido y la UE se hizo efectivo el 1 de enero de 2021, cuando llegó a término el periodo de transición aplicado tras la salida oficial del país el 31 de enero de 2020.

Por su parte, el Producto Interno Bruto (PIB), que en diciembre había crecido un 1,2%, se contrajo 2,9% en enero, impactado por el tercer confinamiento impuesto desde Navidad para luchar contra el coronavirus, indicó asimismo la ONS.

País más castigado de Europa por la pandemia, con más de 125.000 muertes confirmadas por covid-19, el Reino Unido hace frente a una cepa mucho más contagiosa y posiblemente más mortífera descubierta en diciembre en el sur de Inglaterra.

Las restricciones comenzaron a levantarse muy levemente el lunes con la única reapertura de las escuelas, mientras todos los comercios --salvo los esenciales-- y negocios siguen cerrados.

El ejecutivo de Boris Johnson confía en su masiva campaña de vacunación, que ya ha inoculado a más de 23 millones de los 66 millones de habitantes del país, para poder reactivar la economía paulatinamente hasta finales de junio.

- "Inevitable" desplome comercial -

"La economía recibió un golpe notable en enero, con el comercio minorista, los restaurantes, las escuelas y las peluquerías afectados por el último confinamiento", subrayó Jonathan Athow, responsable de la ONS.

"El sector manufacturero también experimentó su primer descenso desde abril y la fabricación de automóviles cayó significativamente", destacó, añadiendo que por el contrario el sector de la salud se vio impulsado por las pruebas covid y las vacunas.

El gobierno británico calificó de "inevitable" la caída del comercio con la UE atribuyéndola a varios factores y aseguró que el nivel de los intercambios recuperó la normalidad desde entonces.

"Una combinación única de factores, como el acopio de existencias el año pasado, los cierres de fronteras debidos al covid en toda Europa y la adaptación de las empresas a nuestra nueva relación comercial, hicieron inevitable que las exportaciones a la UE fueran más bajas este enero", dijo un portavoz del ejecutivo.

"Estos datos no reflejan la relación comercial general entre la UE y el Reino Unido tras el Brexit y, gracias al arduo trabajo de los transportistas y los comerciantes, los volúmenes generales de intercambios entre el Reino Unido y la UE han vuelto a sus niveles normales desde el comienzo de febrero", aseguró.

Desde la salida efectiva del Reino Unido del bloque comunitario, numerosos exportadores británicos se han quejado de los obstáculos administrativos que dificultan un comercio antes superfluido.

En un contexto global limitado por la pandemia, las exportaciones británicas cayeron en términos generales un 19,3% y las importaciones un 22%.

La crisis sanitaria provocó un desplome del 9,9% de la economía británica en 2020, su peor resultado en más de tres siglos.

acc/es