La economía británica sufre una caída récord del 9,9% en 2020

·2 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Personas caminando frente a los puestos de un mercadillo en Londres

LONDRES, 12 feb (Reuters) - La economía de Reino Unido, devastada por el coronavirus, se contrajo un 9,9% en 2020, la mayor caída anual del PIB británico desde que hay registros modernos, pero evitó volver a la recesión en el último trimestre del año, según mostraron el viernes cifras oficiales.

El producto interior bruto (PIB) de Reino Unido creció un 1,0% en el periodo octubre-diciembre con respecto al trimestre anterior, según la Oficina de Estadísticas Nacionales británica, frente a previsiones de un sondeo de Reuters entre economistas que apuntaban a un crecimiento del 0,5%.

Esto hace improbable que Reino Unido sufra dos trimestres seguidos de contracción —la definición estándar de recesión en Europa—, aunque la economía se contraiga de manera pronunciada a principios de 2021 debido a los efectos de un tercer confinamiento por COVID-19.

La economía británica creció un 1,2% sólo en diciembre, tras la caída del 2,3% de la producción en noviembre, cuando se aplicó un confinamiento parcial, dejando la producción del país un 6,3% por debajo de la registrada en febrero antes del inicio de la pandemia, dijo el organismo.

Sin embargo, el Banco de Inglaterra prevé que la economía se contraiga un 4% en los tres primeros meses de 2021 debido al nuevo confinamiento y al impacto del Brexit, y que tenga que esperar hasta principios de 2022 antes de recuperar su tamaño anterior a la crisis, suponiendo que la vacunación continúe sin problemas.

Muchos economistas creen que la reactivación será más lenta.

"Las cifras de hoy demuestran que la economía ha sufrido una grave sacudida como consecuencia de la pandemia, que se ha dejado sentir en países de todo el mundo", declaró el ministro de Economía británico, Rishi Sunak.

La caída de la producción del año pasado fue la mayor desde que se iniciaron los registros oficiales modernos después de la Segunda Guerra Mundial, y los datos históricos más antiguos del Banco de Inglaterra sugieren que fue la mayor caída desde 1709.

La caída es también más pronunciada que la de casi todas las otras grandes economías, aunque España —también muy afectada por el virus— sufrió un descenso del 11%.

Reino Unido ha registrado el mayor número de víctimas mortales en Europa a causa de la pandemia de COVID-19 y tiene una de las peores tasas del mundo en términos de muertes per cápita.

Parte del daño también se debe al hecho de que la economía británica depende más de un sector servicios con asistencia de los consumidores que la de otros países, así como por la interrupción de la escolarización y la atención sanitaria rutinaria, que pocos países tienen en cuenta en su PIB.

Sin embargo, Reino Unido ha vacunado a una cifra mucho mayor de población que otros países europeos hasta ahora, lo que hace prever una recuperación de su economía a finales de este año.

(Información de David Milliken; editado por Guy Faulconbridge; traducido por Tomás Cobos)