El confinamiento revirtió el rumbo de la economía británica en noviembre

David Milliken y William Schomberg
·2 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El distrito financiero de Canary Wharf en Londres

Por David Milliken y William Schomberg

LONDRES, 15 ene (Reuters) - La economía británica se contrajo en noviembre por primera vez desde el confinamiento inicial de COVID-19 la primavera pasada, afectada por el endurecimiento de las normas de distanciamiento social.

El descenso mensual del 2,6% fue mucho menor de lo que la mayoría de los analistas preveían - una encuesta de Reuters había apuntado a una contracción del 5,7% - pero varios economistas dijeron que es probable que Reino Unido todavía sufra una recesión doble.

La economía británica, que se contrajo más bruscamente que cualquier otra economía avanzada importante en la primera mitad de 2020, es ahora un 8,5% más pequeña que antes del comienzo de la pandemia de coronavirus en febrero.

"Está claro que las cosas se pondrán más difíciles antes de mejorar y las cifras de hoy ponen de manifiesto la magnitud del desafío al que nos enfrentamos", dijo el ministro de finanzas Rishi Sunak.

No obstante, el lanzamiento de las vacunas en el Reino Unido -que ha sido más rápido que en el resto de Europa- era un motivo de esperanza, dijo Sunak.

Varios economistas advirtieron que Reino Unido todavía iba en camino de una nueva recesión, con la probabilidad de que la economía se contraiga tanto en el último trimestre de 2020 como en los tres primeros meses de 2021.

"El tercer confinamiento significa que una recaída en la recesión en el primer trimestre de este año puede ser inevitable, sobre todo si los actuales trastornos post-Brexit persisten durante todo el trimestre", dijo Suren Thiru, jefe de economía de las Cámaras de Comercio Británicas.

La escala del golpe a la economía en noviembre fue mucho menor que en el primer cierre del año pasado, algo que la Oficina de Estadísticas Nacionales atribuyó a que las empresas se adaptaron a las normas de distanciamiento social y a que las escuelas permanecieran abiertas.

Sin embargo, con un tercer confinamiento más estricto en vigor, y el impacto de la nueva relación comercial del país, menos abierta, con la Unión Europea, lo que también supone un obstáculo para las empresas, el país se enfrenta a grandes retos a principios de 2021.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo esta semana que era demasiado pronto para decir si se necesitaría un mayor estímulo después de que el banco central aumentara su programa de compra de bonos a casi 900.000 millones de libras (1,23 billones de dólares) en noviembre.

Los datos del viernes mostraron que la economía británica en noviembre era un 8,9% más pequeña que un año antes, una caída menor que el 12,1% previsto en una encuesta de Reuters. En octubre la economía mostraba una caída del 6,8% respecto al año anterior.

(Información de David Milliken; editado por Kate Holton; traducido por Tomás Cobos)