Los científicos encuentran un inesperado aliado contra los tumores cerebrales... ¡El ébola!

Imagen por resonancia magnética de un glioblastoma multiforme | Wikicommons

Los glioblastomas son tumores cerebrales implacables, difíciles de tratar y, con mucha frecuencia, resultan letales, por esta razón resulta “muy irónico que uno de los virus más mortales del mundo pueda ser útil para tratar el cáncer cerebral más peligroso”, explica Anthony van den Pol, profesor en el Departamento de Neurocirugía de la prestigiosa Universidad de Yale. 

La semana pasada apareció un artículo científico en el Journal de Virología, junto con una nota de prensa de la propia Yale en la que se anunciaba que “los científicos han encontrado un aliado contra los tumores cerebrales”. Ese inesperado aliado es el virus del ébola que los investigadores han utilizado con un enfoque realmente brillante: aprovechar una debilidad propia de la mayoría de los tumores cancerosos y unirlo con una de las habilidades del ébola contra el sistema inmunitario. A diferencia de las células normales, un gran porcentaje de células cancerosas no poseen la capacidad de generar una respuesta inmune innata contra los invasores, como los virus. Esta falla en los tumores y las características específicas de los virus intrigaron a los investigadores que comenzaron a estudiar la posibilidad de utilizar virus para combatir diferentes tipos de cáncer.

Por supuesto trabajar con virus tan peligrosos como el ébola tiene unos altos riesgos inherentes por lo que los científicos trabajaron en la creación y prueba de virus quiméricos, y de diferentes combinaciones de genes de múltiples virus. De esta manera se mantiene la capacidad de atacar las células cancerosas sin dañar a los pacientes.

Microscopía electrónica de un virión del Ebolavirus | Wikicommons

En el artículo publicado los investigadores trabajaron con un virus quimérico que contiene uno de los genes del virus Ébola: una glicoproteína con un dominio de línea de mucina (MLD). Evidentemente no utilizaron el virus del ébola completo sino que seleccionaron esta glicoproteína MLD y la inyectaron en los cerebros de ratones con glioblastoma. El resultado fue sorprendente: la MLD procedente del virus del ébola ayudaba selectivamente a atacar y matar tumores cerebrales mortales de glioblastoma.

La explicación de estos efectos beneficiosos del MLD radica en que las células normales tienen sus defensas contra la infección y están protegidas, mientras que las células cancerosas, carentes de esa capacidad de generar una respuesta inmune a los patógenos, se ven atacadas y sin defensas.

La pregunta que surge con frecuencia en este tipo de investigaciones es cuándo estará disponible para seres humanos. La lógica inquietud de los pacientes de estos tumores tan agresivos y la demanda de un tratamiento eficaz son muy entendibles, pero el estudio publicado es tan solo un primer paso, realizado –siempre es importante recalcarlo– en ratones y aún quedan muchas fases y etapas por delante para comprobar que pueda ser aplicable a personas. Todavía se necesitan muchos ensayos, primero para comprobar su seguridad y más tarde para demostrar si también es eficaz en seres humanos. Aún queda mucho por delante pero la aparición de este tipo de posibilidades siempre es una buena noticia.

Más historias que también te pueden interesar:


Referencias científicas del artículo y más información:

Zhang, Xue, et al. «Mucin-like Domain of Ebola Virus Glycoprotein Enhances Selective Oncolytic Actions against Brain Tumors». Journal of Virology, 2020, DOI:10.1128/JVI.01967-19.

Yale University “Scientists find ally in fight against brain tumors: Ebola