Duque llama para un diálogo a los promotores de las protestas contra su Gobierno

En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Juan Augusto Cardona/Archivo

Bogotá, 25 nov (EFE).- El presidente colombiano, Iván Duque, convocó a una reunión que tendrá lugar este martes a las centrales obreras que organizaron las protestas contra su política económica y social que este lunes entraron en su quinto día.

"Mañana se reunirá el presidente con los representantes del paro nacional en una primera reunión. Después llegarán otros sectores a reunirse también para expresar cualquier otra inquietud que tengan sobre el cambio que ellos quieren que Colombia haga", afirmó a periodistas la ministra de Trabajo, Alicia Arango.

La funcionaria señaló que dicho encuentro será "el inicio de la gran 'conversación nacional'" anunciada por Duque el pasado viernes, cuando vándalos aprovecharon las manifestaciones en contra de su gobierno para provocar desórdenes en barrios populosos del sur de Bogotá.

"Ya tenemos diálogo con muchos sectores desde hace mucho tiempo, pero queremos escuchar mañana al Comité del Paro Nacional", subrayó Arango.

La convocatoria a la "conversación nacional" hecha por Duque el viernes sorprendió ya que incluyó a alcaldes y gobernares electos en octubre pasado y que todavía no han asumido sus cargos, así como a empresarios y otros representantes de la sociedad civil, pero no a las centrales obreras que promovieron la primera jornada de protestas.

Tras las masivas movilizaciones del jueves en todo el país, la protesta de los sindicatos derivó en un movimiento social que desde hace cinco días de manifiesta en las calles, día y noche, con música y cacerolazos contra el Gobierno de Duque.

"Estamos en momentos donde el país ve expresiones ciudadanas con preocupación, pero también ve expresiones ciudadanas con admiración", dijo ayer el presidente al reunirse con los alcaldes y gobernadores electos, pero sin hacer una referencia directa a los convocantes del "paro nacional".

Desde que comenzaron las protestas han muerto tres personas en las ciudades de Buenaventura y Candelaria, en el departamento del Valle del Cauca (suroeste), y decenas han resultado heridas, entre ellos 341 policías.

El caso más grave es del estudiante Dilan Cruz, de 18 años, herido gravemente en la cabeza el sábado en el centro de Bogotá al ser impactado por una bomba aturdidora disparada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

El joven fue ingresado de urgencia en el hospital San Ignacio de Bogotá, donde los médicos dijeron hoy que "se agravó en las últimas horas y entró en un estado crítico irreversible".