Duelo entre Letta y Salvini en mítines en el norte de Italia

·3 min de lectura

Roma, 18 sep (EFE).- La campaña electoral italiana vivió hoy un duelo a pocos kilómetros de distancia en la región de Lombardía entre el secretario general del Partido Demócrata (PD), Enrico Letta, que estuvo en Monza, y el líder de la Liga, Matteo Salvini, que participó en la reunión anual que el partido soberanista celebra en Pontida.

"Pontida hoy se ha convertido en una provincia de Hungría, no queremos una Italia como provincia de Hungría. No queremos que Italia siga el mensaje de Pontida , el modelo de Hungría", dijo Letta en referencia a que tanto la Liga como el partido de Giorgia Meloni, Hermanos de Italia, votaron en contra de la resolución de la UE sobre que Hungría ya no es una democracia.

Letta agregó: "No queremos que vaya hacia una democracia que se está perdiendo, no queremos ese modelo, no queremos a una Italia de Putin y Orban. Queremos una Italia que es el corazón de Europa y que es fiel a sus alianzas”.

El secretario general del PD congregó hoy en Monza a los alcaldes de su partido del norte de Italia y afirmó: "Monza hoy es la capital de Europa, Pontida es la provincia de 'Hungría".

El lider progresista, al que los sondeos dan casi 17 puntos por debajo de la coalición de centroderecha, aseguró que “no hay destino que ya esté escrito", hablando del resultado de las elecciones del 25 de septiembre.

"Nos toca a nosotros cambiar el destino de nuestro país y déjenme decirles a todos los que me preguntan que si me arrepiento de haber vuelto a la política que digo que no, porque he tenido mucha suerte y la política solo me ha dado cosas positivas", agregó.

Mientras que en Pontida, en provincia de Bergamo, la localidad símbolo de la Liga donde en los años del independentismo se pedía la separación de la Padanoa, Salvini regresó después de 3 años de ausencia debido a la pandemia.

Ante cerca 100.000 asistentes, según los organizadores del mitin, Salvini respondió al líder del PD sobre Hungría asegurando que él respetaba las opciones democráticas, en referencia a los ciudadanos que votaron al primer ministro Viktor Orban.

Aseguró que el centro derecha, formado por la Liga, Hermanos de Italia y Forza Italia, gobernará 5 años unidos y que lo primero que entrará en vigor será de nuevo "el decreto de seguridad", que entre otras cosas impedía la entrada en aguas territoriales de barcos humanitarios con a bordo migrantes.

En la coalición de centroderecha, "yo, Silvio y Giorgia lo vemos igual en casi todo y durante 5 años vamos a ir bien juntos, lo prometo. Sin bromas, sin cambios de opinión, sin cambios de programa, respecto a lo que está en el programa, llegaremos hasta el final. Dejamos las divisiones a la izquierda", dijo.

"Tendremos que juntarnos para solucionar los problemas de muchas familias italianas, no para pelear en temas como el aborto. No es útil. Debemos proteger la vida y dar siempre una alternativa a la mujer. Pero la última palabra pertenece siempre y sólo a la mujer", aseguró respecto.

Mientras que se mostró inamovible en rechazo a las familias homosexuales: “Seremos un poco anticuados como dicen algunos influencers , pero papá y mamá se llaman papá y mamá".

(c) Agencia EFE