Muchas dudas el primer día de uso del QR en los bares de Castilla-La Mancha

Agencia EFE
·3 min de lectura

Toledo, 12 feb (EFE).- Los bares y restaurantes de Toledo han comenzado a utilizar este viernes la aplicación Ocio Responsable, pero tanto clientes como propietarios tienen dudas e incertidumbre ante esta nueva medida que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha adoptado para hacer un registro de los clientes y facilitar las labores de rastreo en el caso de detectarse un brote de covid.

A primera hora de la mañana los hosteleros de la ciudad, que han abierto las puertas de sus establecimientos tras haber estado cerrados desde el 18 de enero, han comenzado a descargarse la app, pero confiesan tener "incertidumbre" por la obligatoriedad o no de su utilización y porque hay clientes que no quieren facilitar sus datos.

Así lo ha señalado la gerente de la cafetería La Pepa, Mónica Pérez, quien ha explicado que ellos han comenzado a utilizarla en su establecimiento, aunque "hay muchos clientes que han entrado, pero no han estado dispuestos a bajarse el código y se han marchado del local", aún así se ha mostrado a favor porque cree que "habrá un porcentaje que se adaptará" pese a admitir que existe una "sensación de control".

En este sentido se ha pronunciado el propietario del restaurante La Bóveda, Juan Pablo Roldan, quien ha explicado que aun no la han empezado a usar porque desconocen su funcionamiento, por lo que ha precisado que la utilizarán cuando alguien les diga cómo funciona.

En la cafetería Wamba la tienen, pero uno de sus trabajadores, José Luis Lucena, ha afirmado que esta nueva medida le parece "demasiado exagerada", a pesar de ello, "todo lo que sea controlar está bien, hay que acostumbrarse a todo", aunque ha señalado que los clientes más mayores están teniendo problemas porque no saben cómo funciona.

Sin embargo, hay clientes que han asegurado habérsela descargado "perfectamente" y no duda en usarla, porque "todo lo que sea para prevenir la enfermedad es estupendo, cualquier cosa que sea positiva para combatir esto, lo vamos a seguir hacer a rajatabla" , ha aseverado Maite, clienta del restaurante El Trébol.

Por otro lado, hay parroquianos como Luis que desde el punto de vista de la protección de datos no están de acuerdo con esta nueva medida, pero sí aseguran que la utilizarán por la situación "complicada" que está viviendo la región por la covid-19, y por ello, ha considerado que "cuanto más se controle, será mucho mejor".

"A los clientes parece que les está gustando la idea", ha apuntado el trabajador del mesón restaurante Solarejo José Ignacio Amadeo, quien ha reconocido estar utilizando ya la aplicación, pero "no todos lo aceptan por el tema de la privacidad, no va a ser fácil, pero se va a conseguir".

A pesar de ello, Amadeo ha considerado esta medida "interesante y positiva" porque ayuda a no tener que volver a cerrar, pero ha reconocido que su utilización "va a costar un poquito".

Pero la aplicación Ocio Responsable también tiene sus detractores y, en declaraciones a Efe, el portavoz de la Plataforma de Hosteleros de Toledo y Provincia, Álvaro de Diego, ha lamentado que los hosteleros tengan que ir "como policías" pidiendo el código a los clientes de una aplicación que "no sabemos cómo funciona", además de que ha apuntado que habrá clientes que no sepan usarla o que no tenga teléfono móvil, por lo que "no puede ser más desastroso".

Por Sara Acero Álvarez

(c) Agencia EFE