El drama de dos gemelos con Covid que burlaron la ley

·6 min de lectura
Roni y Ramsin Shawka se desplazaron estando contagiados antes de que su madre falleciera por Covid-19.
Roni y Ramsin Shawka se desplazaron estando contagiados antes de que su madre falleciera por Covid-19.

Roni y Ramsin Shawka son dos gemelos iraquíes residentes en Sídney, Australia, que llevan varios días en el punto de mira. Sus vidas han dado un vuelco en apenas una semana en la que, de ser dos personas anónimas, han pasado a ser odiados por una población hastiada que lleva casi un mes confinada por un rebrote de la variante delta. Los hermanos no cumplieron con la ley a sabiendas de que estaban contagiados por el virus, pusieron en riesgo a miles de personas y poco después de que su historia saliera a la luz y se convirtieran en el centro de todas las críticas, su madre murió por culpa del Covid-19. Así se desarrollaron los acontecimientos.

El día 15 de julio, los gemelos y otras dos personas comenzaron un trayecto de 691 kilómetros ida y vuelta a bordo de un camión de mudanza para realizar un trabajo. Durante la travesía, las cambiantes normas del Estado de Nueva Gales del Sur sufrieron otra variación: aquellos “trabajadores esenciales” que provinieran de uno de los focos de contagios activos de la zona metropolitana de Sídney debían someterse a tests antes de salir de sus localidades. Residentes en uno de los epicentros del virus en la actualidad, los integrantes de la expedición se hicieron una PCR durante el trayecto tras recibir la llamada de su jefe. Las normas no indicaron que los transportistas tuvieran que hacer cuarentena mientras esperaban los resultados a no ser que tuvieran síntomas. Ninguno los tenía, según su versión.

Durante el viaje, Roni recibió la llamada de un funcionario del Departamento de Salud para comunicarle que había dado positivo por Covid-19 y le ordenaron que parara el vehículo inmediatamente y que permaneciera dentro del camión. Según afirmó el trabajador, no entendió bien lo que su interlocutor le dijo, le dio el teléfono de su jefe para que hablara con él y siguió su camino. Poco después realizaron una parada en un pueblo ubicado a 37 kilómetros de su destino. Cuando llegaron al final de su trayecto de ida, fueron interceptados por la Policía y escoltados de vuelta a Sídney.

Roni y Ramsin Shawka junto a su madre y parejas.
Roni y Ramsin Shawka junto a su madre y parejas.

“Por supuesto que me siento muy mal por lo que he hecho, pero no es mi culpa. Estaba conduciendo y me llamaron desde el Departamento de Salud, me dijeron que dejara de trabajar y me fuera a casa, ya estaba en Orange”, afirmó Roni al Daily Telegraph. Orange es un pueblo muy cercano al destino final, ubicado a casi 300 kilómetros al oeste de Sídney. “Les di el número de mi jefe, les dije que mi lenguaje no es muy bueno. No he matado a nadie... Estaba haciendo mi trabajo, juro por Dios que no sabía que era positivo”, agregó.

Tanto el otro hermano gemelo como otro integrante de la expedición también dieron positivo, mientras que el cuarto transportista obtuvo un resultado negativo. Los tres se enfrentan a multas de casi 7.000 euros (11.000 dólares australianos) y a un periodo en prisión de hasta seis meses. Se les acusa de haber desoído la orden de no continuar con su viaje y su juicio ante el juez se celebrará el 30 de agosto, sin embargo, el dictamen social se produjo en el momento en que la noticia salió a la luz.

“Recibieron la llamada para volver a casa inmediatamente, fin de la historia, los tres son culpables y tener una política de inmigración que permite a los analfabetos confesos vivir en nuestro país convierte a las autoridades culpables también”, afirmó un tuitero.

Las redes se llenaron de mensajes racistas, debido al origen iraquí de los infectados e incluso hubo gente que criticó a los medios que dieron a conocer su identidad antes de que ellos mismos hablaran abiertamente con algunos periódicos. Los mensajes de las autoridades tampoco dieron relevancia a la versión de los gemelos.

“Sabemos que la variante delta es altamente transmisible, y es incomprensible pensar que, con toda la información pública y las advertencias sanitarias, la gente pueda ignorar tan descaradamente las órdenes sanitarias”, señaló en una conferencia de prensa el Jefe de Policía David Elliot.

Pocos le han dado el beneficio de la duda a los contagiados y hay quien ha roto una lanza a su favor al comparar el trato que se les está dando con el que han recibido deportistas que se saltaron las normas para hacer un fiesta o un político que recibió una multa por no ponerse la mascarilla.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“Se trataba de trabajadores esenciales, en pleno desempeño de un trabajo que se considera ‘una excusa razonable para salir de casa’, incluso para los residentes de la región del área metropolitana de Sídney, que actualmente está en confinamiento”, señaló en un artículo de opinión la escritora, Gemma Bath, “es cierto que pueden haber fingido no haber entendido las instrucciones, pero tal vez les preocupaba perder su salario en una época de inseguridad laboral y sin la menor protección financiera. Tal vez sólo entendieron mal las instrucciones de su jefe y del Departamento de Salud debido a la barrera del idioma. Es muy posible que estos hombres no hayan ignorado ‘descaradamente’ las normas sanitarias. Simplemente estaban confundidos por ellas, como la mayoría de nosotros”, apuntó Bath.

Más allá de las razones que han esgrimido los hermanos para defender su causa ante el hecho objetivo de haber incumplido las normas, ambos sufrieron un evento mucho más dramático: el fallecimiento de su madre por Covid-19 esta semana.

“Mamá, mi amor, eres mi vida, mamá, eres mi consuelo y mi vida, mamá”, escribió en Facebook uno de los gemelos, mientras que el otro cambió la imagen de su perfil por otra de su madre.

Según varias informaciones, el estado de salud de la progenitora decayó rápidamente hasta el punto en que al comienzo de su enfermedad tanto ella como los familiares no vieron necesario ingresarla en un hospital. Se desconoce quién contagió a quién, si los hijos a su madre o viceversa.

Actualmente, Australia cuenta con alrededor de 1.400 casos activos de Covid, cinco fallecimientos en los últimos días que suben el total de muertes a 914 y casi un centenar y medio de personas ingresadas. Estas cifras distan mucho de las que se están registrando en otros países, aunque son suficientes para que más de la mitad de la población esté confinada (16,4 millones de un total de 25 millones) debido al temor en la propagación de la variante delta con sólo un 11 por ciento de la población vacunada. Los habitantes de los Estados de Victoria (donde se ubica Melbourne), Nueva Gales del Sur (Sídney) y Australia del Sur, están confinados.

Más historias que te pueden interesar:

La falta de humanidad hacia el 72% de ’negacionistas’ en la UCI

Brote de coronavirus en Mallorca: crónica de un desastre nacional en cadena

El morbo y por qué este artículo puede herir su sensibilidad

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente