Draghi pierde la mayoría parlamentaria tras el abandono de sus socios e Italia se encamina a elecciones anticipadas

·2 min de lectura
Draghi, con gesto de pocos amigos durante la turbulenta sesión (Photo: ANDREAS SOLARO via Getty Images)
Draghi, con gesto de pocos amigos durante la turbulenta sesión (Photo: ANDREAS SOLARO via Getty Images)

Draghi, con gesto de pocos amigos durante la turbulenta sesión (Photo: ANDREAS SOLARO via Getty Images)

Italia, otra vez al límite. Mario Draghi ha perdido la mayoría parlamentaria que sustentaba su gobierno y el país se encamina a unas elecciones anticipadas ante la previsión de que el dirigente dimita de forma irrevocable. Según fuentes de su Ejecutivo, el aún primer ministro no dejará el cargo este miércoles por la noche y esperará, al menos, al jueves cuando concluya el proceso parlamentario iniciado hoy en el Senado para recobrar la confianza del resto de fuerzas.

Draghi no ha esperado al final de la votación de la moción de confianza que había presentado, ya que el resultado importaba poco. Ha salvado una pírrica victoria, con 95 votos a favor y 39 en contra, pero lo grave vino antes, ante la ausencia en el hemiciclo de los tres principales partidos: Liga, Forza Italia y M5E.

Aunque asegurase un ‘sí’ en el recuento, la situación se le volvió insostenible al conocerse que los partidos de derechas de la coalición de Gobierno, Forza Italia de Berlusconi y la ultraderechista Liga de Salvini, no apoyarían al economista en su reválida. De antes ya se sabía que tampoco lo iba a hacer el Movimiento 5 Estrellas, origen del (pen)último conflicto político en Italia y foco de conflicto con la parte conservadora del Ejecutivo.

Forza Italia y la Liga Norte ofrecieron su apoyo a Draghi si este renunciaba a incluir a M5S en la futura coalición, una propuesta que el antiguo presidente del Banco Central Europeo rechazó, en un intento por reconstruir el bloque existente hasta hace unas semanas y llevarlo, al menos, al final de legislatura, marzo de 2023.

La moción, con el país al límite de la gobernabilidad, llega seis días después de que el aún primer ministro presentase su dimisión, un movimiento que rechazó el presidente del país, Sergio Mattarella. El veterano dirigente transalpino encargó a Draghi, a cambio, que se presentarse ante el Parlamento para verificar si seguía contando con una mayoría para gobernar. Pero la moción de este miércoles ha dado la respuesta e Italia vuelve al abismo político.

Una figura de urgencia para recuperar el consenso imposible

Mario Draghi, de 74 años, llegó al cargo de primer ministro como solución de urgencia para reconstruir el país el 13 de febrero de 2021, dos semanas después de la dimisión del anterior mandatario, Giuseppe Conte. El veterano economista aceptó el encargo de Mattarella, al contar con el apoyo del parlamentarismo italiano excepto el ultraderechista Hermanos de Italia.

Pero, en la siempre inestable arena política transalpina, la calma duró poco. La semana pasada se materializó una crisis de Gobierno que venía masticándose tiempo atrás. El M5S no votó una moción de confianza, desmarcándose del resto de sus socios y abocó a Draghi a renunciar.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente