Draghi está dispuesto a seguir como primer ministro de Italia, pero con condiciones

·4 min de lectura
© Andrew Medichini / AP

Mario Draghi confirmó ante el Senado su disponibilidad para continuar como primer ministro de Italia. La decisión de dar marcha atrás a su dimisión, planteada hace una semana por la falta de apoyo de uno los partidos más importantes de su coalición, la condiciona a un nuevo pacto de confianza con las fuerzas políticas de la mayoría. Draghi dijo que las muestras espontáneas de apoyo a su Gobierno eran "sin precedentes e imposibles de ignorar".

El primer ministro italiano Mario Draghi ha reconsiderado continuar como jefe de Gobierno, pero bajo ciertas condiciones. Para seguir gobernando, el economista les pidió a las fuerzas políticas de la mayoría "reconstruir un pacto de confianza".

Seguidamente les preguntó tres veces si "¿están listos?" para una coalición de unidad nacional, antes de volver a interrogarles: "¿Están listos para confirmar el esfuerzo que han hecho en los primeros meses? No tienen que darme la respuesta. Tienes que dársela a todos los italianos".

La crisis estalló el pasado jueves 14 de julio, cuando el Movimiento 5 Estrellas (M5S) no votó una moción de confianza de su propio Gobierno y se desmarcó del resto de sus socios, lo que llevó a Draghi a presentar su renuncia, alegando que él había aceptado gobernar con el apoyo de todos los partidos. La dimisión fue rechazada por el presidente de la República, Sergio Mattarella.

No obstante, el gran apoyo recibido en las últimas horas por parte de líderes políticos, alcaldes, asociaciones de médicos y ciudadanos de a pie, así como fuera de Italia, hizo que Draghi desistiera de irse y en la mañana de este miércoles 20 de julio compareció ante el Senado para explicar la crisis abierta de su Gobierno.

Italia enfrenta una fuerte inflación, el alza en los precios de la energía y la aplicación de un plan para utilizar unos 200 mil millones de euros en los fondos de recuperación de la pandemia de la Unión Europea.

"El único camino, si queremos seguir juntos, es reconstruir desde el comienzo este pacto, con valentía, altruismo y credibilidad. Lo piden sobre todo los italianos", expuso Draghi ante el Senado, donde repasó los logros de estos 17 meses de Gobierno, desde la campaña de vacunación hasta su firme apoyo a Ucrania en la guerra contra Rusia.

Draghi destacó que "la movilización de estos días por parte de ciudadanos, asociaciones, territorios a favor de la continuidad del Gobierno no tiene precedentes y es imposible de ignorar".

¿Qué pasaría si no hay acuerdo entre los partidos?

Ahora los partidos -que incluyen desde formaciones progresistas a ultraderechistas con la única excepción de los Hermanos de Italia (extrema derecha)- deben votar de forma unitaria una moción de confianza este mismo miércoles en el Senado y mañana (jueves) en la Cámara de Diputados, donde la sesión será similar. Dependiendo del resultado se sabrá si finalmente el primer ministro dimite o no.

Pero no será fácil. Luego del discurso de Draghi, la líder de los ultraderechistas Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, al frente de la única formación en la oposición, denunció que el primer ministro "pretende plenos poderes" para mantenerse en el Gobierno y exigió un adelanto electoral inmediato.

"Draghi llega al Parlamento y de facto pretende plenos poderes, sosteniendo que se lo piden los italianos (…) son las autocracias las que reivindican que representan al pueblo sin permitir votar a los ciudadanos, no las democracias occidentales. Hermanos de Italia no pretende secundar esta peligrosa deriva", señaló la política, aliada de los españoles de Vox.

La coalición de unidad nacional que preside Draghi desde febrero de 2021, apoyada por todos menos por Meloni, se rompió a causa del M5S cuando los senadores de este partido boicotearon el voto de confianza sobre un proyecto de ley para hacer frente a la crisis económica.

El líder del M5S, Giuseppe Conte, se quejó de que sus fuerzas habían sido humilladas e ignoradas por otros partidos de la coalición y entregó un conjunto de nueve puntos de demandas para que Draghi las aceptara, incluida la promesa insignia del movimiento de un ingreso básico y un salario mínimo.

En su discurso de este miércoles, Draghi abordó algunas de las preocupaciones del Movimiento, incluyendo garantías de que el ingreso básico y el salario mínimo están en los planes. "Se necesita una verdadera agenda social" para enfrentar los crecientes costos de la energía y el aumento de la inflación, afirmó.

El problema ahora es que, si la mayoría no llega a un acuerdo para apoyar a Draghi, la opción más probable es que el jefe del Gobierno convoque a elecciones anticipadas, que deberían celebrarse a finales de septiembre o principios de octubre, en un momento de enorme incertidumbre social y económica.

Habrá que ver si el M5S se mantiene en su posición, pero también está en duda lo que puedan hacer las agrupaciones de la derecha, Forza Italia de Silvio Berlusconi y la Liga de Matteo Salvini, quienes amenazan con forzar los comicios.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente