Por qué Jack Dorsey dice que el cierre de la cuenta de Donald Trump en Twitter fue lo correcto pero es "peligroso"

James Clayton - BBC, reportero de Tecnología en América del Norte
·4 min de lectura
Jack Dorsey, cofundador y presidente ejecutivo de Twitter.
Jack Dorsey, cofundador y presidente ejecutivo de Twitter, dijo que no celebraba ni se enorgullecía de la prohibición contra Trump.

El cofundador y presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, dijo este miércoles que cerrar la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue lo correcto, aunque también señaló que sienta un "precedente peligroso".

Dorsey expresó su tristeza por lo que describió como las "circunstancias extraordinarias e insostenibles" que rodearon a la suspensión en Twitter de Trump.

También dijo que la prohibición fue en parte un fracaso de Twitter, que no había hecho lo suficiente para fomentar una "conversación saludable" en sus plataformas.

Twitter ha sido elogiado y criticado por cancelar la cuenta de Trump el viernes pasado, un par de días después de que los seguidores del mandatario irrumpieran en el Capitolio de EE.UU.

Los críticos de Trump lo señalan como instigador del asalto a la sede del Congreso estadounidense y este miércoles, la Cámara de Representantes aprobó un "impeachment" en su contra -el segundo de su gobierno-, por "incitación a la insurrección". Ahora, el mandatario enfrentará un juicio político en el Senado.

La líder alemana Angela Merkel y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se pronunciaron en contra de la medida de Twitter.

Precedente "peligroso"

En un largo hilo de Twitter publicado la noche del miércoles, Dorsey dijo que no celebraba ni se enorgullecía de la prohibición contra Trump.

Dorsey reiteró que sacar al presidente de Twitter se hizo después de enviarle "una advertencia clara".

"Tomamos una decisión con la mejor información que teníamos basándonos en amenazas a la seguridad física tanto dentro como fuera de Twitter", dijo Dorsey.

"El daño fuera de internet como resultado del discurso en línea es demostrablemente real, y es lo que principalmente impulsa nuestra política", escribió.

Pero también aceptó que la medida tendría consecuencias para una internet abierta y gratuita.

"Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública. Nos dividen. Limitan el potencial de aclaración, redención y aprendizaje. Y sienta un precedente que creo que es peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación pública global", señaló.

"Este momento en el tiempo puede requerir esta dinámica, pero a largo plazo será destructiva para el noble propósito y los ideales de la internet abierta", opinó.

Dorsey también abordó las críticas de que solo un puñado de empresarios tecnológicos pueden tomar decisiones sobre quién tiene y quién no tiene voz en internet, y sobre las acusaciones de censura.

"Una empresa que toma la decisión de moderarse a sí misma es diferente a un gobierno que le quita el acceso (a alguien), pero puede sentirse casi igual", dijo Dorsey.

Prohibición en otras redes

Algunos han criticado la decisión de las redes sociales de eliminar cuentas, publicaciones y tuits por violar los derechos de la Primera Enmienda (libertad de expresión) de la Constitución de EE.UU.

Sin embargo, las grandes firmas tecnológicas suelen argumentar que al ser empresas privadas y no actores estatales, esta ley no se aplica cuando moderan sus plataformas.

Facebook y YouTube también tomaron medidas para silenciar temporalmente al presidente, mientras que Amazon cerró la cuenta de Parler (una aplicación ampliamente utilizada por los seguidores de Trump) en Amazon Web Services, su servicio de almacenamiento y procesamiento de datos en la nube.

Un teléfono celular mostrando la cuenta suspendida de Trump en Twitter.
Twitter canceló la cuenta de Trump el viernes pasado, un par de días después de que los seguidores del mandatario irrumpieran en el Capitolio de EE.UU.

Snapchat también anunció que Trump será expulsado permanentemente de su plataforma.

Esta red ya lo había suspendido indefinidamente, pero el miércoles dijo que "en interés de la seguridad pública y en base a sus intentos de difundir desinformación, incitación al odio e incitar a la violencia" cancelará permanentemente su cuenta.

El lunes, la portavoz de la canciller alemana dijo que encontraba "problemática" la prohibición de las redes sociales. El presidente mexicano dijo: "No me gusta que nadie sea censurado".

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho que quiere que empresas como Facebook y Twitter tomen más medidas para acabar con el discurso de odio y las noticias falsas.

Anteriormente Biden había dicho que quiere derogar la Sección 230, una ley que protege a las redes sociales de ser demandadas por las cosas que la gente publica en sus plataformas.

No está claro cómo Biden quiere regular a las grandes tecnológicas, aunque es probable que hacerlo sea uno de sus objetivos legislativos.

Vídeo | Un autobús queda colgado de un puente al salirse de la vía por la que circulaba con varios pasajeros en su interior