Un doblete de Gignac mete a Tigres en semifinales del Mundial de Clubes

·3 min de lectura
Andre-Pierre Gignac se dispone a controlar un balón durante el partido del Mundial de Clubes disputado entre el Tigres y el Ulsan Hyundai en la ciudad catarí de Ar Rayan el 4 de febrero de 2021

Tigres remontó (2-1) ante el Ulsan Hyundai surcoreano, este jueves en cuartos de final del Mundial de Clubes, con dos goles del francés André-Pierre Gignac, y pugnará el domingo ante Palmeiras por convertirse en el primer club mexicano en disputar la final del torneo, que reúne a los campeones de cada confederación.

En el estadio Ahmad bin Ali de Rayán, los 'Felinos' tuvieron que remar contracorriente tras el gol del campeón de Asia, obra de Kim Keehee (24), pero el delantero galo Gignac, de 35 años, volteó el resultado antes del descanso (38, 45+5 de penal) para sumar 146 goles desde que viste la elástica 'auriazul'.

Los dos equipos protagonizaron un inicio de partido trabado y sin acercamientos peligrosos, con los surcoreanos, con su nuevo técnico Hong Myung-Bo, replegados y juntando hombres en la zona defensiva.

En su primera participación en el Mundial de Clubes, el equipo 'azteca', dirigido por el técnico brasileño Ricardo 'Tuca' Ferretti, pagó la novatada al encajar un gol de córner tras remate de testa en el primer palo del central y capitán Kim Ki-hee (24).

"Lo que más me gustó del equipo fue la capacidad de reacción tras ir perdiendo 1-0 y no caer en la situación de desesperación de querer ganar o querer empatar de cualquier forma. El equipo mantuvo estabilidad, mantuvo equilibrio (...) mi equipo produjo llegadas para que tuviéramos uno o dos goles más", afirmó el veterano técnico carioca.

La situación no resultaba halagüeña para los de San Nicolás de los Garza, que hasta el tramo final del primer acto sólo habían inquietado al arquero Jo Hyeon-woo con un disparo lejano de Gignac.

Pero el contrastado delantero galo destapó el tarro de las esencias para, en los minutos finales del primer tiempo, poner el choque de cara para los suyos. Primero avisó con un disparo duro de falta que sacó a córner el meta surcoreano.

- Remontada antes del descanso -

En la jugada posterior, el argentino Guido Pizarro volvió a exigir al arquero, que respondió enviando el balón de nuevo a córner. En el saque de esquina, un balón cabeceado en el primer palo por el ex de la Real Sociedad Diego Reyes lo empalmó el goleador francés en el corazón del área para establecer el empate.

Ese fue además el gol 400 en la historia del torneo.

El antiguo internacional con los 'Bleus' y ex del Olympique de Marsella, muy activo, no logró conectar poco después un centro de Javier Aquino, pero sí acertó a convertir un penal señalado por el árbitro uruguayo Esteban Ostojich tras consulta al VAR por mano dentro del área del goleador Kim Kee-hee tras remate de cabeza del propio Gignac.

El francés engañó al arquero con un disparo raso. Dos goles que le sirvieron para ser elegido mejor jugador del partido.

"Vamos paso a paso, partido tras partido, venimos a hacer historia aquí", afirmó el héroe del partido.

La segunda parte resultó más cómoda de lo esperado por Tigres, cuyo extremo Javier Aquino, ex del Villarreal y Rayo Vallecano, tuvo que ser reemplazado por una conmoción cerebral.

- Aquino 'está bien' -

"Aquino está en observación pero gracias a Dios está bien, se le harán los exámenes rutinarios, está totalmente atendido y esperamos que para el próximo partido pueda estar al 100%", tranquilizó el técnico de Tigres.

Los asiáticos lograron enviar el balón al fondo de las redes defendidas por el meta argentino Nahuel Guzmán, con un remate espectacular de tijera a la media vuelta de Yoon Bit-garam, pero el delantero estaba ligeramente adelantado y el gol fue anulado.

Gignac intentó sin éxito el triplete (con otro remate de tijera incluido), pero ante Palmeiras tendrá una nueva ocasión de ampliar sus guarismos y de acercar a México a su primer título en el Mundial de Clubes.

"Nosotros vamos paso a paso, no estamos imaginando que estamos jugando la final, cosa que sí es posible, pero antes tenemos que enfrentar al Palmeiras, que merece todo el respeto", atemperó Ferretti.

En la otra semifinal se enfrentarán Bayern de Múnich y Al-Ahly egipcio, que derrotó 1-0 al campeón de Catar y anfitrión Al Duhail.

iga/pm/dr