Djokovic no se da cuenta de lo que le pasa al príncipe Jorge: Kate Middleton acaba interviniendo

·2 min de lectura

El tenista Novak Djokovic ha protagonizado una escena curiosa tras levantar el trofeo de Wimbledon por cuarta edición consecutiva, después de una disputada final ante un Nick Kyrgios al que elogió.

El deportista tuvo un encuentro con el príncipe Guillermo, su esposa Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, y el hijo de ambos, el príncipe Jorge. El tenista, tras saludar al niño, le dio el trofeo para que lo sostuviera. Y se puso a hablar brevemente con el nieto de Isabel II.

Pero la copa de campeón pesaba más de lo que parecía y el príncipe Jorge solo pudo aguantar unos segundos con él en los brazos antes de que su madre se diese cuenta de que algo le ocurría.

El pequeño fue claro y le dijo que aquello pesaba demasiado. Así que Kate Middleton agarró la copa y la sostuvo brevemente, hasta que el propio Djokovic se dio cuenta por fin de qué estaba ocurriendo. Pidió perdón a la duquesa de Cambridge y agarró de nuevo su trofeo.

“No tengo palabras para explicar lo que este torneo y este trofeo significan para mí. Es el torneo con más historia, el que tiene más prestigio alrededor del mundo. Para mí, siempre ha sido el torneo más especial, el que me motivó e inspiró para jugar a tenis”, dijo el de Belgrado en la ceremonia de entrega del trofeo.

El siete veces campeón en Londres intercambió piropos con Nick Kyrgios en la pista, a pesar de los roces dentro y fuera de ella. “Nunca pensé que te diría tantas cosas bonitas, creo que será el inicio de una bonita relación”, apuntó.

“Mi primer recuerdo de tenis es ver a Sampras ganando la final de 1992, cuando yo tenía cuatro años y medio. Ese día pedí a mis padres que me comprasen una raqueta. Cada vez gana más significado. Me siento muy agradecido por estar aquí sosteniendo este trofeo”, añadió un ‘Nole’ que saboreó la gloria en un año duro.

Tras ser deportado de Australia y no poder competir en el primer ‘grande’ de la temporada y frenado en Roland Garros por Rafa Nadal, el serbio se reencontró en el que es su jardín. En su primera final de un ‘Grand Slam’, Kyrgios mostró su frustración por haber dejado escapar la opción. “Es un poco Dios, creo que jugué bien”, dijo el australiano en su intervención.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente