Djokovic y Osaka ponen fin a los sueños de Karatsev y Serena Williams

·4 min de lectura

El N.1 del mundo Novak Djokovic acabó con el sueño del ruso Aslan Karatsev (114º) de llegar a la final de su primer Grand Slam, mientras que Naomi Osaka cerró el paso una vez más a una Serena Williams que deberá esperar por un histórico 24º título de Grand Slam, este jueves en semifinales del Abierto de Australia.

Djokovic, visiblemente liberado de sus dolores abdominales, derrotó fácilmente al ruso Aslan Karatsev (procedente de las calificaciones), por 6-3, 6-4, 6-2, por lo que jugará el domingo su novena final del Open de Australia, donde buscará su noveno título.

'Djoko' se enfrentará al vencedor de la segunda semifinal, programada el viernes, que opone al ruso Daniil Medvedev (4º) y al griego Stefanos Tsitsipas (6º).

"No tengo absolutamente ninguna preferencia", afirmó. "Medvedev es probablemente el que está jugando a un nivel más alto estos tres, cuatro últimos meses", consideró Djokovic, confesando que presenciaría esa semifinal.

"Entre ellos dos son siempre partidos de una muy alta intensidad. Compraré palomitas y a disfrutar", añadió.

Luego de haber estado al borde del abandono en tercera ronda ante Taylor Fritz debido a sus dolores abdominales, 'Djoko' estará en la final del domingo, donde buscará un 18º 'Grande' para acercarse a dos de sus grandes rivales Roger Federer (ausente en Melbourne) y Rafael Nadal (eliminado en cuartos).

"Recuperar es mi prioridad en este momento (...) ahora se trata de reunir la energía suficiente para el partido más importante", afirmó Djokovic, quien no sabe lo que es perder una final en Melbourne.

Karatsev, por su parte, después de su extraordinario recorrido en el Abierto de Australia donde eliminó al 9º del mundo Diego Schwartzman, el 19º Félix Auger-Aliassime y el 21º Grigor Dimitrov (aunque mermado éste físicamente), dará un salto cualitativo en la clasificación ATP este lunes y se acercaría al Top-40.

- Final Osaka-Brady -

Y si 'Djoko' despertó a su rival de su sueño de su primera final, Osaka hizo lo propio con Serena, aunque la estadounidense tenía un objetivo más ambicioso, su 24º título de Grand Slam.

La joven japonesa, tercera mejor tenista mundial, se clasificó para su segunda final del Abierto de Australia, donde enfrentará a la estadounidense Jennifer Brady (24ª).

Osaka se impuso con contundencia por 6-3, 6-4 a Williams (11º), a quien ya había derrotado en la final del Abierto de Estados Unidos en 2018, lo que le valió su primer título de Grand Slam.

Serena Williams no pudo retener las lágrimas e interrumpió su comparecencia ante los medios tras su derrota, dejando planear además el misterio sobre una posible retirada de las canchas.

"No diría que estaba nerviosa (...) Hubiera podido adelantarme y llegar al 5-0, pero cometí tantos errores que...", dijo la tenista en su rueda de prensa tras el partido.

- Serena entre lágrimas -

Y ¿por qué cometió tantos errores?, le preguntaron acto seguido. "No lo sé, se acabó", respondió la tenista antes de levantarse y abandonar la sala, llorando.

Este jueves, al salir de la cancha tras su derrota, Williams saludó al público como si estuviera despidiéndose. Sus declaraciones posteriores aumentaron las dudas sobre el futuro profesional de la tenista.

"Si un día me despido, no se lo diré a nadie", dijo, misteriosa.

"Estaba nerviosa y tenía miedo al principio (...) Después me relajé. Lo más importante para mí es relajarme, divertirme", comentó por su parte la japonesa, ganadora del torneo australiano en 2019.

La estadística muestra que cuando Osaka supera los octavos de final en un Grand Slam acaba conquistando el torneo. Así ocurrió en el US Open 2018 y 2020, y en el Abierto de Australia 2019.

La japonesa, de 23 años, luchará por conquistar un segundo título en Melbourne, el cuarto de Grand Slam, el sábado en la final contra la estadounidense Brady (24ª), vencedora en su duelo ante la checa Karolina Muchova (27ª).

Brady, de 25 años, se impuso por 6-4, 3-6, 6-4. Su mejor resultado hasta ahora en un Grand Slam era una semifinal en el último Abierto de Estados Unidos, cuando perdió justamente frente a Osaka.

"Me tiemblan las piernas, se me va a salir el corazón del pecho", dijo la estadounidense, que solo tiene un título en su haber.

es-ig/dga/fbx/iga/psr