"El divorcio del siglo": el escándalo alrededor de uno de los hombres más ricos de Corea del Sur

LA NACION

Su esposa le exige más de 1100 millones de dólares

Chey Tae-won es el noveno hombre más rico de Corea del Sur. Según Forbes, tiene un patrimonio valorado en 2600 millones de euros. Es uno de los dueños de SK, la segunda mayor empresa del país. Y está envuelto en el escándalo del momento: los medios incluso ya le pusieron nombre: "el divorcio del siglo".

Es que Tae-won está casado desde hace más de treinta años pero hace varios ya mantiene una relación paralela con una influencer y la situación llegó al límite. Su esposa, Roh Soh-yeong, hija de un expresidente y fundadora y directora del museo de arte contemporáneo Art Center Nabi, quiere separarse y le exige a su marido más de 1100 millones de dólares.

Según lo publicado por el diario El País, el empresario y su esposa se conocieron en Chicago, donde ambos estudiaban y se casaron en 1988. Ambos tienen tres hijos en común y desde 2011 llevaban vida separadas. En aparente tranquilidad.

Pero el mes pasado Soh-yeong quebró la calma al publicar en sus redes sociales un mensaje: "He intentado construir, proteger y mantener unida a mi familia durante los últimos años. Incluso en los momentos más duros y humillantes esperé y me aferré a un rayo de esperanza, pero ahora ya no lo veo".

Corea del Sur. Cómo pasó de país pobre a potencia mundial y qué podría aprender la Argentina

Si bien la relación paralela entre el millonario y Chloe Kim, la influencer y estrella en la plataforma Cyworld, se conocía desde 2015, cuando él mismo anunció en público su adulterio e incluso confirmó que mantiene una segunda familia con su amante, algo cambió ahora y Soh-yeong no quiere perder más tiempo.

Quiere que su marido le dé más de 1100 millones de dólares en acciones de SK, que es una de las grandes empresas familiares que controlan vastas secciones de la economía nacional (chaebol). "Creo que ahora es adecuado dejar que mi marido encuentre la felicidad que busca tan desesperadamente", agregó la mujer.

Una transferencia como esta podría acabar costándole a Chey la dirección de la firma. Representa poco menos de la mitad de las acciones que posee y por ello puede leerse como una pérdida de poder clave: al reclamar 42,3% del paquete empresarial de su marido, quien a su vez posee el 23,5% de la compañía, podría correrlo del puesto de la 73ª empresa más valiosa del mundo, con más de 100.000 empleados e ingresos por valor de 95.477 millones de euros en 2018.

Pero la ley todavía no se pronunció sobre el caso por lo que por ahora solo hay especulaciones. Y, claro, un buen equipo de abogados. En ambas partes.