La disputa sigue viva entre Francia y Reino Unido por las autorizaciones de pesca

·3 min de lectura

El Gobierno francés ha criticado de manera fuerte este miércoles las decisiones del Reino Unido y de Jersey a propósito de los derechos de pesca. Dentro del marco del acuerdo post-Brexit, Francia pidió a Londres 47 licencias de pesca suplementarias y 170 a Jersey. Las autoridades británicas le concedieron solamente 12 y 95. "Decisiones absolutamente inaceptables e inadmisibles", según el Ejecutivo francés, que estudia posibles medidas de castigo.

Las aguas del Canal de la Mancha que separa Francia del Reino Unido están muy agitadas estos últimos días, no tanto por el clima, sino por la pelea entre los dos países vecinos a propósito de las autorizaciones de pesca en las aguas británicas. Este miércoles la isla anglo-normanda de Jersey y el Gobierno de Londres comunicaron su decisión de no otorgar todas las licencias de pesca suplementarias solicitadas por los pescadores franceses.

Jersey decidió autorizar 64 licencias definitivas y 31 provisionales para autorizar a los barcos franceses a pescar en sus aguas, rechazando 75 licencias solicitadas. Por su lado, Londres indicó autorizar solamente 12 licencias de acceso a sus aguas de las 47 adicionales que París había pedido en el marco del acuerdo del Brexit.

Unas decisiones que enfurecieron a los dirigentes franceses. El miércoles, Gabriel Attal, el vocero del Gobierno denunció "decisiones inaceptables e inadmisibles que están contraviniendo al acuerdo firmado en el marco del Brexit".

Una consecuencia directa del Brexit

Un dispositivo transitorio había sido pactado después de la salida de Reino Unido de la Unión Europea que restableció las fronteras comerciales entre las islas británicas y el continente a finales de 2020. Este acuerdo provisional preveía que los pescadores europeos pueden continuar pescando en ciertas aguas británicas bajo la condición de obtener una licencia, que les sería concedida si son capaces de probar que pescaban en estas zonas antes del Brexit.

Bajo esta condición, Jersey había autorizado 47 licencias al inicio del año 2021. El miércoles autorizó 95 barcos suplementarios: 64 que entregaron todos los documentos exigidos y 31 que tienen hasta enero 2022 para hacerse con la documentación. En consecuencia, los 75 barcos franceses que no presentaron los documentos solicitados tienen que abandonar su actividad en estas aguas.

Según las autoridades de Jersey, estos 75 barcos fueron rechazados porque "no ejercieron la actividad de pesca en las aguas de Jersey durante el periodo considerado o que no fueron capaces de justificar esta actividad".

El Gobierno francés aseguró entender "las inquietudes" y "la rabia" de los pescadores franceses que fueron rechazados. Gabriel Attal añadió que Francia iba a estudiar posibles "medidas de retorsión" en contra de Londres y Jersey.

John Young, el ministro de Medio Ambiente de Jersey, declaró que "otorgar estas licencias nos va a permitir asegurarnos que el esfuerzo de pesca en nuestras aguas queda en proporciones comparables con la situación que valía antes del Brexit".

El ministro de Asuntos Exteriores de Jersey, Ian Gorst, ha destacado "un enfoque pragmático y razonable basado sobre pruebas concretas, que permitió prolongar el periodo de transición varias veces hasta el momento, algo que no era una obligación del acuerdo del Brexit".

En mayo 2021, decenas de barcos de pescadores franceses habían protestado a la entrada del puerto de Saint-Hélier en la isla de Jersey para defender su derecho de seguir pescando en estas aguas. En respuesta, Londres había mandado dos barcos militares en la zona.

Con AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente