Disney trae de vuelta a legendario CEO para sacar del abismo su servicio de streaming

Robert Iger fue nombrado el 21 de noviembre como presidente ejecutivo de Walt Disney Co., recuperando el cargo que ostentó durante 15 años y que dejó hace apenas uno para cederlo a Bob Chapek, quien deja la compañía en medio de decepcionantes resultados.

Acostumbrado a entretener a millones, Disney ahora tiene su propia trama con dos “Bob” como protagonistas: el emprendedor ejecutivo que, agotado de cosechar éxitos por 15 años, decide dejar la empresa… y un sucesor que le devuelve el cargo apenas un año después.

Como el buen hijo, Robert ‘Bob’ Iger volvió a casa. Y como fue su salida, hizo su reingreso por la puerta grande, con el aplauso de Wall Street, que impulsó una valorización del 10% en la acción de la compañía a tan solo minutos del inicio de operaciones del lunes.

Por años, Iger fue alabado en la industria del entretenimiento por liderar adquisiciones que van desde Star Wars, pasando por Pixar y 21st Century Fox, hasta Marvel y por desafiar el dominio del streaming de Netflix con el lanzamiento de Disney+. Hasta que cedió el turno a Bob Chapek.

Chapek supervisó Disney desde febrero de 2020, cuando inició uno de los períodos más desafiantes en la historia de la compañía. Y, aunque estuvo acompañado por Iger hasta finales de 2021, esa transición fue todo menos fluida, según se murmura en Wall Street.

“Agradecemos a Bob Chapek por su servicio a Disney durante su larga carrera, incluida la conducción de la empresa a través de los desafíos sin precedentes de la pandemia”, manifestó, diplomática, la presidenta de la junta directiva, Susan Arnold.

“La junta ha concluido que, a medida que Disney se embarca en un período cada vez más complejo de transformación de la industria, Bob Iger se encuentra en una posición única para liderar a la compañía a través de este periodo crucial”, agregó.

“Es con un increíble sentido de gratitud y humildad, y debo admitir, un poco de asombro, que les escribo esta noche con la noticia de que regreso a The Walt Disney Company como director ejecutivo”, escribió Iger, de 71 años, en un correo electrónico a los empleados el domingo.

El ‘desencanto’ de Chapek

Mientras que, entre 2005 y 2020, el valor en bolsa de Disney se multiplicó por cinco bajo el mandato de Bob Iger, los dos años de Bob Chapek han estado marcado por choques políticos, pasos en falso y un desempeño financiero debilitado que los inversionistas han castigado con un descenso del 40% en el valor de las acciones en lo que va corrido del año.

Hace menos de un mes, Disney dio a conocer sus resultados del año fiscal 2022 que terminó en septiembre, muy por debajo de las expectativas de la Bolsa tanto en ganancias como en ingresos. Las acciones de la firma cayeron un 12% a un mínimo de 20 años cuando se conoció el informe.

El servicio de transmisión por streaming, que incluye a Disney+, acumuló pérdidas por 1.400 millones de dólares en el último trimestre, más del doble de la pérdida del año anterior. Aun así, esta división espera generar ganancias en 2024.

Durante la administración de Chapek, la empresa también se vio envuelta en una pelea pública con el gobernador de Florida, Ron DeSantis, luego de que el estado promulgara una medida que prohíbe la instrucción sobre orientación sexual e identidad de género en las escuelas primarias hasta el tercer grado, una regla que los críticos denominaron "no digas gay” y sobre la cual se acusa a Chapek de reaccionar tardíamente.

Meses después, Chapek despidió a Peter Rice, presidente de Disney General Entertainment Television, uno de los ejecutivos de televisión más respetados de la industria. El despido sorprendió a Hollywood y generó nuevas críticas de los inversionistas sobre su liderazgo.

Y, aunque era muy inusual que los conflictos en Disney se extendieran a la esfera pública, el año pasado fue titular mundial una pelea con una de las principales estrellas de Hollywood, Scarlett Johansson, que demandó a la empresa por 'Black Widow'.

Las ganancias potenciales de Johansson estaban vinculadas al desempeño de taquilla de la película Marvel de 2021. Pero la compañía decidió estrenarla simultáneamente en los cines y en su servicio de transmisión Disney+ por un alquiler de 30 dólares.

El paso de Bob Iger esta vez será fugaz. El ejecutivo prometió quedarse dos años con el compromiso de enderezar el camino de la compañía de entretenimiento más grande del mundo y encontrarle, esta vez sí, un sucesor que convenza a sus accionistas.

Con AP y Reuters