Los disidentes del Tigré lanzan cohetes contra región vecina en Etiopía

Robbie COREY-BOULET
·3 min de lectura

Las fuerzas de la región etíope disidente del Tigré, que se enfrentan al ejército federal, volvieron a lanzar cohetes contra la región vecina de Amhara, sin que se informase de víctimas ni daños, mientras el gobierno central afirmó que sus tropas se acercan a Mekele, capital del Tigré.

Según informó este viernes a la AFP un responsable de comunicación de Amhara, Gizachew Muluneh, tres cohetes fueron lanzados desde el Tigré hacia la localidad de Bahir Dar, pero sin alcanzar ningún objetivo.

La agencia Amhara Mass Media atribuyó los disparos a la "junta ilegal del TPLF", el Frente de Liberación Popular de Tigré, que dirige esta región norteña y desafía la autoridad del gobierno federal desde hace varios meses.

Viejos diferendos territoriales han opuesto a habitantes de Amhara y del Tigré, y las tensiones entre las dos comunidades han degenerado a veces en violencia. Ahora, milicianos amhara se han unido al ejército federal en el conflicto del Tigré.

Por su lado, las autoridades del Tigré afirmaron en un comunicado que la aviación de la "banda fascista" del primer ministro etíope Abiy Ahmed había bombardeado el jueves Mekele, hiriendo a "estudiantes universitarios".

Abiy Ahmed, primer ministro desde 2018 y premio Nobel de la Paz 2019, lanzó una operación militar en Tigré el 4 de noviembre contra el TPLF, al que acusa de intentar desestabilizar al gobierno federal y de atacar dos bases militares etíopes en la región, lo que los disidentes niegan.

El gobierno etíope dice que los bombardeos evitan provocar víctimas civiles.

No hay un balance preciso de la ofensiva militar, y las afirmaciones de uno u otro beligerante no pueden ser verificadas de forma independiente, pues la región está virtualmente aislada del mundo.

- Niños aislados -

Las autoridades del Tigré habían reconocido haber lanzado esta semana cohetes contra Asmara, capital de la vecina Eritrea -que bordea la frontera norte del Tigré-, acusando a las autoridades eritreas de connivencia con el ejército etíope.

Por otra parte, según indicó este viernes UNICEF, el conflicto en la región del Tigré dejó en situación precaria a 2,3 millones de niños y niñas que necesitan ayuda de emergencia y a miles más, que se refugiaron en campamentos en Sudán.

Cientos de personas murieron y, según las autoridades sudanesas, 36.000 cruzaron la frontera con Sudán.

"El apagón en las comunicaciones y las restricciones de movimiento en la región de Tigré están impidiendo el acceso a unos 2,3 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria", dijo la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Henrietta Fore, en un comunicado el viernes.

La agencia de Naciones Unidas estima que unos "12.000 niños, algunos sin padres ni familias, se encuentran en campamentos de refugiados y centros de registro y están en situación de riesgo".

Muchos de los campamentos improvisados erigidos en Sudán están superpoblados y los refugiados viven en condiciones insalubres, con acceso limitado al agua y los alimentos.

La ONU indicó este viernes que son necesarios unos 200 millones de dólares para hacer frente a las necesidades de miles de etíopes que se refugian en Sudán.

rcb-ayv/fal/me/mar