Discusión en el Congreso por el alcance de la reforma del Código Penal

Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón/Archivo

Madrid, 11 feb (EFE).- Los grupos del Congreso se han enzarzado este martes en una discusión sobre cuál debe ser el alcance de la reforma del Código Penal después de que la portavoz socialista, Adriana Lastra, anunciara ayer que su partido pretende incluir como delito la apología y exaltación del franquismo.

La reforma del Código sigue sin llegar al Congreso, ni siquiera se sabe todavía si aterrizará como proyecto de ley a propuesta del Gobierno o como proposición de ley a instancias de un grupo parlamentario.

Si hace unos días la discusión giró alrededor de la modificación del tipo de sedición, de manera que se asemeje a lo que al respecto establecen países de la UE, y poco más adelante sobre la penalización de agresiones sexuales, esta semana el debate se ha centrado en cómo tipificar la apología del franquismo.

Lastra, al término de la Junta de Portavoces, ha indicado que si en Alemania se castiga la del nazismo, en España se hace "necesaria" la reflexión sobre qué hacer ante actuaciones o expresiones de exaltación de la dictadura de Francisco Franco.

A su juicio, resulta esencial "cerrar" algunos de los flecos que no terminaron de suturarse durante la Transición, entre ellos acabar con los "discursos de odio". "Ésta es la postura del PSOE y vamos a defenderla con mucha pasión", ha expresado.

En Unidas Podemos el razonamiento es similar. El portavoz parlamentario, Pablo Echenique, también ha sacado a relucir el ejemplo de Alemania, un país en el que no cree que la libertad de expresión esté cercenada.

Así se lo ha recordado al diputado de Más País, Íñigo Errejón, quien unas horas antes, en el Congreso, ha cuestionado la propuesta que ayer lanzó la portavoz del PSOE.

De "arma de doble filo" ha tildado la propuesta el exdirigente de Podemos, para quien "los señoritos de Vox dicen muchas barbaridades" que no comparte en absoluto y no por ello abogaría por su ilegalización.

Así que el punto de vista entre las fuerzas de izquierdas no es el mismo. Errejón ha mostrado su disconformidad y el diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, ha manifestado algunas reticencias.

"Es hora de que se penalice la apología del franquismo", ha dicho tras lamentar que él mismo, como parlamentario, haya comprobado cómo el Gobierno dejaba sin efecto distintas peticiones para investigar actos de exaltación en ese sentido.

Un previsible aliado parlamentario del PSOE como el PNV tampoco está muy de acuerdo, pero no tanto por el fondo como por la forma.

Para su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, resulta "deslavazada" la manera en la que se suceden los anuncios sobre la reforma del Código Penal.

Su homólogo en ERC, Gabriel Rufián, sin embargo, ha transmitido una opinión inequívoca, y así, según sus palabras, "todo lo que sea eliminar rémoras de la dictadura franquista es positivo".

Claramente en contra de las intenciones del Gobierno y del PSOE están el PP y Vox.

La portavoz de los populares, Cayetana Álvarez de Toledo, ve "una maniobra" del Partido Socialista para "sacar de la cárcel" a Oriol Junqueras.

Iván Espinosa de los Monteros ha considerado que el objetivo del PSOE es "regular todo aquello que se pueda pensar" y "limitar lo que se pueda decir".