Primer discurso de Carlos III ante el Parlamento escocés dominado por los independentistas

·2 min de lectura

La catedral Saint Giles de Edimburgo, acogió en la tarde del lunes la vigilia de los Príncipes.

Los cuatro hijos de la reina Isabel II guardaron 15 minutos de silencio de pie, entono al feretro de su madre . Una ceremonia, que se llevó a cabo por primera vez en 1952 tras la muerte de Jorge VI, y en la que por primera vez participaba una mujer, la princesa Ana.

Tras el oficio del servicio funerario, miles de personas han podido entrar en la catedral de la capital de Escocia para presentar sus respetos a su soberana. La espera era de hasta ocho horas.

Pero muchos quisieron estar presentes, incluso durante el servicio religioso, para ver a su nuevo rey, Carlos III. Estas fueron sus reacciones.

"Creo que él estaba muy sereno en la iglesia y fue un momento muy surrealista, eso es lo que fue. Ahora ella está en reposo, eso es lo principal", destacaba un jubilado de 72 años.

"Fue abrumador, fue emotivo. Encontramos que él estaba muy tranquilo y pacífico , lo cual fue agradable de ver, fue también emotivo e impactante pensar que ella está ahí dentro, todavía no parece real.", comentaba una antigua agente de prisiones de 41 años.

Este lunes, el rey Carlos III hizo también su primera aparición en el Parlamento escocés, dominado por los independentistas.

El soberano recordó ante ellos su profundo arraigo y el de su familia por Escocia.

"A lo largo de todos los años de su reinado, la reina, como tantas generaciones de nuestra familia encontró en las colinas de esta tierra, y en los corazones de su gente, un refugio y un hogar." subrayó el nuevo soberano.

Pero horas antes en la catedral de Saint Giles, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, leyó esta frase biblica: “Hay un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse”.

El feretro de la soberana viajará en la noche del martes a Londres donde tendrán lugar sus funerales el próximo lunes 19 de septiembre.