La discreción de Sánchez e Iglesias dispara las quinielas sobre el Gobierno

El presidente del Gobierno español en funciones, el socialista Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Paco Campos/Archivo

Madrid, 25 nov (EFE).- La discreción que rodea las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sobre el futuro Gobierno ha disparado las quinielas acerca de la composición del Ejecutivo, en el que los comunes de Ada Colau también aspiran a tener representación, y han pedido dirigir el ministerio de Universidades.

Así lo han apuntado a Efe fuentes conocedoras de las negociaciones que confirman que los comunes quieren ser titulares de uno de los ministerios que dependerá de la vicepresidencia social de Pablo Iglesias y, en concreto, dirigir esa cartera de Universidades, una de las tres que podrían caer en manos de Unidas Podemos, junto a la de Trabajo e Igualdad.

De las negociaciones del futuro Gobierno de coalición poco trasciende, más allá de que van bien y los contactos entre Sánchez e Iglesias son regulares, pero hay algunos detalles que ya se dan por cerrados.

Entre ellos, que Nadia Calviño tendrá una vicepresidencia económica, Carmen Calvo otra de cariz político, y Pablo Iglesias la tercera dedicada al ámbito social.

Y hay parece haber pocas dudas también de que otras dos mujeres de Unidas Podemos estarán en el Ejecutivo: la número dos de la formación morada, Irene Montero, al frente de Igualdad -competencia que antes recaía en Carmen Calvo-, y la diputada gallega Yolanda Díaz en Trabajo, aunque puede que sin atribuciones en materia de Seguridad Social y pensiones.

Con Yolanda Díaz de ministra también se veía cumplida la representación de IU, partido al que pertenece, aunque algunos en la coalición de Alberto Garzón puedan mirar con recelo que no sea su coordinador federal quien entre en el Gobierno.

El tercer ministerio que se ha puesto sobre la mesa para Podemos en el pacto con el PSOE es el de Universidades, el cual -según las fuentes consultadas por EFE- habrían pedido desde En Comú Podem.

La formación es una pata esencial en el grupo de Unidas Podemos, en el que tendrá siete de los 35 escaños que lograron en las últimas elecciones generales, en las que logró mantener el número de diputados que ya tenían pese a la caída que sufrió el partido morado en otros territorios.

Así es que su entrada en el Consejo de Ministros sería también reflejo de su representación.

Si se descarta la presencia en el Gobierno del portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, a quien Sánchez ha reprochado en anteriores ocasiones sus vínculos con el independentismo, los nombres posibles o conocidos se van reduciendo.

Hay quien ha apostado por el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, profesor interino de instituto, aunque unos pocos más nostálgicos todavía recuerdan a Xavier Domènech, profesor de Historia en la Universidad de Barcelona, que dejó la política y todos sus cargos en Podemos y En Comú en 2018.

Pero no sólo ellos cuentan con un perfil vinculado a la enseñanza y la universidad. En la ejecutiva de Catalunya en Comú también cuentan con Rosa LLuch, profesora de Historia Medieval en la Universidad de Barcelona, hija del exministro socialista Ernest Lluch, asesinado por ETA hace 19 años.

LLuch fue candidata en las últimas elecciones al Senado en la lista de En Comú Podem y de ella se acordó recientemente Pablo Iglesias en Twitter al recordar el aniversario del asesinato de su padre.

"Se cumplen 19 años del asesinato de Ernest Lluch, un defensor de la paz y el diálogo de los que nuestro país ha estado tan necesitado. Es un orgullo tener a su hija, Rosa Lluch, caminando a nuestro lado", escribía Iglesias el pasado 21 de noviembre.