Dirigentes de todo el mundo se dan cita en el funeral de Estado de Bush padre

1 / 2
La guardia de honor porta el féretro del expresidente estadounidense George H. W. Bush a su llegada al funeral en la Catedral Nacional de Washington DC (Estados Unidos). EFE

Washington, 5 dic (EFE).- Dirigentes y miembros de la realeza de varios países del mundo, como la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania o el príncipe Carlos de Inglaterra, acudieron hoy al funeral de Estado de George H. W. Bush (1989-1993), que se celebra en la Catedral Nacional de Washington.

A las exequias asisten, además, otros miembros de la realeza como el ex emir de Catar Hamad bin Jalifa al Zani, padre del actual emir, y el príncipe de Baréin Abdalá bin Hamad al Jalifa, de acuerdo con la lista proporcionada por el portavoz de la familia Bush Jim McGrath a la cadena de televisión CNN.

También están el presidente polaco, Andrzej Duda, y los exmandatarios de Polonia Lech Walesa; de México Carlos Salinas; de Portugal Aníbal Cavaco Silva, y de Estonia Toomas Hendrik Ilves; así como los ex primeros ministros del Reino Unido John Major; de Kuwait Naser al Mohamed al Ahmed al Sabah, y de Japón Yasuo Fukuda.

En la Catedral Nacional de Washington también se han dado cita el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania, así como los cuatro exmandatarios vivos del país junto a sus cónyuges, Barack Obama (2009-2017) y su esposa Michelle; Bill Clinton (1993-2001) y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton; y Jimmy Carter (1977-1981) con Rosalynn Carter.

El expresidente republicano George W. Bush (2001-2009), hijo del fallecido, acompañó el traslado del féretro de su padre desde el Capitolio, donde hubo una capilla ardiente de más de 24 horas, hasta el templo en el que se celebra el funeral de Estado, y pronunciará un discurso fúnebre.

Después de las exequias, el féretro del expresidente será trasladado a Texas de nuevo, para recibir el jueves un último adiós por parte de su familia.

Los restos de George H. W. Bush descansarán, finalmente, junto "al amor de su vida", como definía siempre a su esposa Barbara Bush, en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station (Texas), a 160 kilómetros de Houston.