La ejecutiva de Huawei Meng Wanzhou regresa a China y dos ciudadanos canadienses a su país

·4 min de lectura

La directora financiera e hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou, aterrizó en China después de que su defensa llegara a un acuerdo con los fiscales estadounidenses para liberarla de su detención en Canadá, donde se encontraba desde 2018. El gesto fue bien recibido en China, que decidió liberar a dos canadienses arrestados como represalia a la detención de Meng, quienes ya se encuentran también de regreso a su país.

Las liberaciones ponen fin a una amarga disputa diplomática entre Estados Unidos y China durante tres años.

Meng Wanzhou llegó a China este 25 de septiembre después de años de arresto en Canadá. En el aeropuerto de Shenzhen, en el sur del país, una multitud de simpatizantes la recibió con cantos patrióticos y pancartas.

"Después de más de 1.000 días de sufrimiento, finalmente regresé a la patria. La larga espera en el extranjero estuvo llena de luchas y sufrimientos, pero cuando bajé las escaleras y aterricé en el suelo, me emocionó la calidez de mi ciudad natal, es algo más allá de las palabras", dijo Meng a su llegada.

La hija de 49 años de Ren Zhengfei, el multimillonario fundador del gigante tecnológico chino Huawei, fue liberada el viernes 24 de septiembre en una audiencia en un tribunal de Vancouver después de tres años de arresto domiciliario en Canadá, tiempo en el que su defensa luchó por impedir que fuera extraditada a Estados Unidos.

Su liberación tuvo lugar pocas horas después de que los fiscales estadounidenses, que la acusaban de haber engañado al banco HSBC sobre los negocios de la compañía de telecomunicaciones en 2013 en Irán, anunciaran un acuerdo según el cual los cargos en su contra se suspenderán y eventualmente se retirarán. Tras ello, Meng abordó rápidamente un vuelo rumbo a Shenzhen.

En el aeropuerto también la esperaban trabajadores de Huawei, una transmisión en vivo de la cadena ​​estatal CCTV mostró cómo un miembro del personal le entregaba un ramo de flores. Huawei dijo en un comunicado que "esperaba ver a la señora Meng regresar sana y salva a casa para reunirse con su familia" y anunció que seguirá defendiéndose de las acusaciones de Estados Unidos.

Los dos canadienses detenidos en China, de regreso en suelo nacional

La noticia de la liberación de Weng fue bien recibida por la Administración china, que decidió liberar a dos ciudadanos canadienses retenidos desde 2018 como represalia.

Se trata del exdiplomático Michael Kovrig y del empresario Michael Spavor, conocidos como los 'dos Michael', quienes permanecieron retenidos por más de 1.000 días en suelo chino por una supuesta causa de espionaje contra China, algo que siempre negaron.

Ambos aterrizaron este sábado en la ciudad de Calgary, donde los recibió el primer ministro, Justin Trudeau.

El canal de televisión CTV mostró al mandatario dándoles la bienvenida, Trudeau había informado de la liberación de los dos canadienses y de su partida a casa horas antes y apenas 12 minutos después de que el avión que los trasladó a su país nuevamente dejase el espacio aéreo chino.

Su retención en China es interpretada por muchos como una represalia por la detención en 2018 de Meng.

Meng Wanzhou, un "peón en la batalla de superpotencias"

En 2018, la detención de Meng tensionó aún más las relaciones entre China y Estados Unidos. Esta se dio en un momento en el que la Administración del expresidente Donald Trump cortó el acceso de Huawei a la tecnología estadounidense.

Los abogados de Meng calificaron el juicio de la hija del creador de la compañía como una "batalla política". En donde ella era tan solo un "peón". El caso de la directora ejecutiva ha sido uno de los más tensionantes entre las dos potencias mundiales, por lo que su liberación es considerada por muchos como un paso más hacia la recuperación lenta de la relación entre ambos países.

Es un descenso de tono similar al que tuvieron los mandatarios de las dos potencias en la Asamblea General de la ONU esta semana. El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo en su discurso que no buscaba "iniciar una nueva Guerra Fría". Mientras que su homólogo chino, Xi Jinping, afirmó que las disputas entre países "deben manejarse a través del diálogo y la cooperación".

Sin embargo, la decisión de retirar los cargos en contra de Meng ha sido fuertemente criticada por ciertas facciones que defienden una línea más dura en las relaciones comerciales con China. Así lo hizo el senador republicano Tom Cotton en un comunicado en el que dijo que "en lugar de mantenerse firme contra la toma de rehenes y el chantaje de China, el presidente Biden se rindió".

Las críticas se desprenden de la preocupación estadounidense del uso de sus equipos como una amenaza para la seguridad nacional. Además, según cita la agencia de noticias Associated Press, algunos analistas apuntan a que China ha desobedecido las reglas internacionales y robado "tecnología" estadounidense.

Desde la corte federal de Brooklyn el viernes, el fiscal federal adjunto, David Kesseler, anunció que el Gobierno desestimaría los cargos en contra de Meng si esta cumple con sus obligaciones del acuerdo, vigente hasta diciembre de 2022, e indicó que EE. UU. retirará su solicitud de extradición. Su defensa indicó que esperan que los cargos sean anulados en 14 meses.

Con Reuters, AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente