El director de la Berlinale lo dejará en 2019, en pleno debate sobre su sucesión

El director de la Berlinale, Dieter Kosslick. EFE/Archivo

Berlín, 6 dic (Efe).- El director de la Berlinale, Dieter Kosslick, anunció hoy que dejará la jefatura de ese festival de cine en 2019, año en que expira su actual contrato, en medio del debate surgido entre un notable colectivo de cineastas alemanes que reclaman una completa renovación del certamen.

Kosslick, que lleva 16 años en el cargo, comunicó su decisión en un comunicado en el que precisa que la designación de su sucesor corresponde a la ministra alemana de Cultura, la conservadora Monika Grütters, y expresa su comprensión por los argumentos plasmados en una carta abierta suscrita por 80 directores de cine.

"Entiendo que los realizadores quieren transparencia sobre el futuro del festival", apunta Kosslick, para recordar que su contrato actual expira el 31 de mayo de 2019.

La decisión de Kosslick sigue al revuelo causado en Alemania por la carta abierta difundida hace unos días en el semanario "Der Spiegel", suscrita por realizadores alemanes de fama internacional como Fatih Akin, Maren Ade, Doris Dörrie y Volker Schlöndorff.

El colectivo pedía una renovación completa de sus estructuras y reclamaba asimismo mayor transparencia en la elección del sucesor de Kosslick.

Para los firmantes, la mera repetición de esquemas, contenidos y secciones establecidas resta atractivo al festival de cine berlinés respecto a su competencia europea, especialmente Cannes y Venecia.

A esa iniciativa siguió un debate público, esta semana, en el auditorio de Casa de las Culturas del Mundo, un edificio que en los años 90 fue la sede de la Berlinale, mientras que ahora ésta se encuentra en la Potsdamer Platz, el corazón del nuevo Berlín.

El acto se abrió con una intervención de Grütters, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, quien negó que se hubiera adoptado ya una decisión a favor "de una mujer y alemana", después de que un medio hubiera avanzado el nombre de Kirsten Niehuus como sucesora de Kosslick.

La ministra de Cultura garantizó ante su auditorio, integrado por profesionales del cine, medios y ciudadanos, que la elección se hará de manera abierta y que en el proceso de consulta participará un equipo de expertos.

Intervinieron en el acto asimismo varios de los impulsores de la carta y Volker Schlöndorff, en representación de los directores firmantes, quien alabó la labor de Kosslick y minimizó un tanto las críticas más ácidas vertidas sobre su gestión.

Tanto Grütters como el cineasta recordaron la tradición de festival políticamente comprometido de la Berlinale, en contraste con lo que es Cannes, su directa competencia europea, más volcado a los desfiles de grandes estrellas sobre su alfombra roja.

A Cannes le favorece en ese cometido su situación geográfica, en la Costa Azul, y climática, ya que se celebra en primavera europea, mientras que el festival berlinés tiene lugar en febrero, recordaron.

El festival berlinés es, a diferencia del francés o el de Venecia, un certamen consagrado al ciudadano de a pie, ya que salen a la venta al público entradas de todas sus secciones, incluidos los estrenos.

El debate en torno al futuro del festival berlinés se produce mientras empieza a conocerse la programación de su próxima edición, que se celebrará del 15 al 25 de febrero.

La gala inaugural corresponderá al filme de animación "Isle of Dogs", del estadounidense Wes Anderson, en que estrellas como Edward Norton, Bill Murray y Scarlett Johansson ponen voz a los personajes.

Será la cuarta película que estrena en ese festival Anderson, después de "Los Tenenbaums" (2002), "Life Aquatic" (2004) y "El gran hotel Budapest", Oso de Plata Especial del Jurado en 2014.

Será la primera vez que un filme de animación abre la Berlinale, cuyo jurado internacional presidirá el director alemán Tom Tykwer, un nombre habitual en ese festival.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines