Los restos de Isabel II reposan junto a los de su esposo, el príncipe Felipe

·15 min de lectura
© Lee Smith/Pool/Vía Reuters

La reina Isabel II fue enterrada junto a su esposo en la capilla conmemorativa a su padre, el rey Jorge VI, en el Castillo de Windsor, tras una ceremonia privada que contrastó con el multitudinario funeral de Estado previo al que acudieron líderes de todo el mundo. Decenas de miles de ciudadanos se aglomeraron también en las calles para decir adiós a quien fue su jefa de Estado por más de 70 años.

Una jornada histórica. Tras once días de conmemoraciones y despedidas en honor a la monarca a lo largo y ancho de las cuatro naciones que componen el Reino Unido, este lunes 19 de septiembre llegó finalmente la hora en que familiares, ciudadanos y líderes de Estado de todo el mundo le dijeron adiós por última vez a Isabel II.

Fue un día colmado de ceremonias en Londres y Windsor, que comenzó desde primeras horas de la mañana, cuando las puertas de Westminster Hall, de 900 años de antigüedad, se cerraron para los dolientes después de que cientos de miles de personas se presentaran frente a su ataúd desde el pasado 14 de septiembre.

El pomposo funeral de Estado fue realizado en la Abadía de Westminster, lugar donde la monarca juró décadas atrás su coronación y presentó sus votos nupciales. El recinto reunió a presidentes, reyes, príncipes, primeros ministros y decenas de miles de personas acompañaron la ceremonia en las calles de Londres mientras las campanas de la Abadía resonaban 96 veces, una por cada año de vida de la reina.

Ríos de personas se despidieron de la monarca, lanzaron flores y acompañaron la procesión real en las calles de la capital británica, mientras los restos de la reina fueron llevados, primero a la Abadía de Westminster, y luego al Castillo de Windsor, acompañados por una comitiva real encabezada por su heredero, Carlos III.

Allí, una segunda ceremonia, a la que acudieron unas 900 personas, rindió tributo a la monarca. Finalizado el servicio, la corona imperial, el orbe y el cetro, símbolos de su reinado desde 1952, fueron retirados de su ataúd y colocados en el altar. Poco después se escuchó en todo el recinto un "God Save de King", que simbolizaba el inicio del nuevo reinado.

Tras ello, los restos de la monarca fueron llevados a la bóveda real, a donde solo los familiares más cercanos pudieron asistir para tener, tras la pompa de las ceremonias iniciales, finalmente un espacio para despedir en la intimidad a quien fue también madre, abuela y bisabuela, a parte de la monarca más longeva en la historia de Reino Unido.

Hasta aquí el cubrimiento especial por la muerte de Isabel II, gracias por acompañarnos, a continuación los momentos que marcaron esta histórica jornada:

  • 16:10 (BOG) Isabel II descansa junto a su esposo, el príncipe Felipe

La Familia Real informó en un comunicado que la reina finalmente reposa junto a su esposo, el duque de Edimburgo, en la capilla que ella misma diseñó años atrás para que también descansaran en ella los restos de su padre, el rey Jorge VI.

"La reina fue enterrada junto al duque de Edimburgo, en la capilla memorial del rey Jorge VI", señaló el mensaje.

Su entierro se realizó ya caída la noche, en una ceremonia privada a la que solo asistieron los miembros más cercanos de la Familia Real, luego del multitudinario funeral de Estado que tuvo lugar en la mañana.

Poco después, en su cuenta de Twitter, la Corona publicó una foto inédita de la monarca, en la que se le ve caminando por una montaña, junto al mensaje "'Que vuelos de ángeles te canten para tu descanso'. En cariñosa memoria de Su Majestad la Reina. 1926 - 2022".

  • 11:03 (BOG) Termina la ceremonia religiosa antes del entierro de Isabel II

Con un preludio finalizó la última ceremonia religiosa televisada antes de la sepultura privada de la monarca.

El rey Carlos III, junto a la reina consorte Camila, y sus hijos William y Harry, así como otros miembros de la familia real, abandonaron el templo.

La familia regresará a las 19:30 hora local para un último funeral íntimo y lejos de las cámaras, tras el cual la reina será enterrada en la capilla de San Jorge, junto al cuerpo de su esposo fallecido, el príncipe Felipe, que murió el pasado junio, y los padres de la monarca, el rey Jorge VI y la Reina Madre.

  • 10:33 (BOG) Inicia la ceremonia religiosa en la capilla de San Jorge previo a la sepultura

El decano de Windsor, el reverendo David Conner, da la licitación para abrir el servicio religioso.

“Aquí en la capilla de San Jorge, donde ella adoraba con tanta frecuencia, estamos obligados a recordar a alguien cuya fe cristiana sin complicaciones, pero profunda, dio tantos frutos, frutos en una vida de servicio incansable a la nación, la Mancomunidad de Naciones y el resto del mundo”, dijo Conner.

El líder agregó que “en un mundo que se agita rápidamente y con frecuencia, su presencia tranquila y digna nos ha dado confianza para enfrentar el futuro como ella lo hizo con coraje y esperanza. Como con corazones agradecidos, reflexionamos sobre estas y muchas otras formas en las que su larga vida ha sido una bendición para nosotros. Oramos para que Dios nos dé la gracia de honrar su memoria siguiendo su ejemplo”.

Posteriormente, Conner retiró el cetro del ataúd de la reina, seguido del orbe y la corona del Estado imperial, símbolos de la soberanía y los ubicó junto al altar.

Después de que el capitán de la barcaza de la reina y el sargento de armas se inclinaran ante el decano de Windsor para completar la transferencia de los símbolos, se escucha un himno elegido por el rey Carlos III.

También, "God save the queen" o "Dios salve a la reina" es el canto que se entona con frecuencia durante la ceremonia.

El Lord Chambelán luego rompe la varita de su cargo, lo que señala el final del reinado.

El servicio de entierro comienza cuando el decano de Windsor lee el salmo 103 que incluye las líneas "porque él sabe de qué estamos hechos, se acuerda de que no somos más que polvo. Los días del hombre son como la hierba, porque florece como la flor del campo, porque tan pronto como el viento pasa sobre ella, se va, y su lugar no la conocerá más".

  • 10:14 (BOG) El ataúd de la reina arriba a la capilla de San Jorge

En medio de cantos, el sonido de las campanas y cargado por varios militares, el ataúd de la reina hizo su entrada a la capilla de San Jorge, ubicada en el Castillo de Windsor. Detrás del féretro caminan su hijo mayor, el rey Carlos III, junto a su esposa Camila, reina consorte.

  • 10:06 (BOG) El ataúd de Isabel II llega al Castillo de Windsor

  • 8:43 (BOG) ¿Qué le espera a la monarquía británica después de la era de Isabel II?

En entrevista con France 24, Eduardo Gutiérrez, editor de realeza de la revista 'Quién', en México, señaló que el reinado que inicia Carlos III es considerado de transición, debido a la edad del nuevo soberano: 73 años.

El experto destacó que en sus primeros días como jefe de Estado, el monarca ha hecho un llamado a la unión de todas las familias, incluida la petición pública a su hijo menor, el príncipe Harry y a su esposa Meghan, para dejar atrás cualquier diferencia, tras su decisión de apartarse de las funciones de la corona.

El experto añadió que los británicos tienen la esperanza centrada en lo que sería la siguiente jefatura de Estado, de William, convertido en príncipe de Gales, tras la muerte de Isabel II.

  • 8:32 (BOG) La caravana que transporta a Isabel II arriba a la ciudad de Windsor y continúa una procesión hacia el castillo

Tras llegar a la pequeña ciudad de Windsor, en el condado de Berkshire, el féretro continúa una procesión por Long Walk que la dirige hacia el Castillo de Windsor.

Al interior de ese palacio, exactamente en la Capilla de San Jorge, se congregan alrededor de 800 personas, entre las que se destacan miembros de la familia real, líderes de la Mancomunidad de Naciones y el personal de las residencias privadas de la soberana.

La ceremonia religiosa en el templo será presidida por el decano de Windsor, David Conner, y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby. Luego el ataúd de Isabel II bajará a la bóveda real.

  • 8:23 (BOG) Las multitudes rinden tributo a la reina en su trayecto hacia Windsor

Miles de personas saludan el ataúd de la reina a lo largo del camino rodeado de vegetación y al costado de las carreteras, mientras otros aguardan por su llegada en las inmediaciones del Castillo de Windsor.

A su paso, algunos inclinan sus cabezas para rendirle tributo, otros lloran o lanzan flores.

Sobre el ataúd de roble y junto al ramillete de flores seleccionadas especialmente para la soberana, reposa una nota firmada por el rey Carlos III que dice: "en memoria amorosa y devota”.

El Estandarte Real se ha izado sobre el Castillo de Windsor, lo que significa que el monarca de 73 años ha llegado a la residencia real antes de otra ceremonia religiosa y posterior servicio de entierro de su madre, Isabel II.

  • 7:57 (BOG) El ataúd de la monarca viaja hacia el Castillo de Windsor

El cuerpo de la soberana está siendo transportado desde Londres hacia Windsor.

La próxima parte formal de la ceremonia será cuando llegue a esa ciudad donde habrá otra procesión hacia el Castillo de Windsor seguida de un servicio.

Se le unirán el rey Carlos III y los miembros de la familia real antes de trasladarse a la Capilla de San Jorge para el servicio de entierro.

  • 7:41 (BOG) El féretro de Isabel II llega al Arco de Wellington

La procesión que acompaña al ataúd de la monarca llega al Arco de Wellington.

Se trata de una simbólica parada, ya que se trata de la estructura que fue una entrada principal al Palacio de Buckingham y luego se convirtió en un arco que conmemora la derrota de Napoleón, en 1815, y la victoria británica, bajo el duque de Wellington, en la Guerra de Waterloo que terminó con 23 años de guerra.

En este lugar la familia de Isabel II y los militares se dispusieron para un saludo real y posteriormente fue tocado el himno nacional.

Luego, el grupo de soldados levantó el ataúd del carruaje estatal y lo llevó al coche fúnebre para emprender el recorrido hacia el Castillo de Windsor, en la ciudad del mismo nombre y a unas 21 millas al oeste del centro de Londres.

  • 7:08 (BOG) El ataúd de la reina Isabel II pasa por última vez por el Palacio de Buckingham

Durante su recorrido por las calles de Londres hacia el Arco de Wellington, antes de dirigirse al Castillo de Windsor, el féretro de la monarca pasó por última vez frente al Palacio de Buckingham, que fue su residencia oficial.

Decenas de trabajadores de la familia real se alinearon en la calle. Las inmediaciones al palacio se encontraban casi en silencio, mientras la multitud esperaba que llegara la procesión.

Desde que terminó la ceremonia religiosa en la Abadía de Westminster, las personas bajaron el tono de voz.

A pesar del tamaño de la multitud, es posible escuchar el sonido de los pies de los oficiales que marchan junto al féretro, mientras miles a lo lejos dan el último adiós a la reina.

  • 6:17 (BOG) El féretro de Isabel II emprende una procesión hacia el Arco de Wellington

La procesión, encabezada por el rey Carlos III, está formada por varias comitivas, acompañadas cada una de ellas por una banda de servicio. Estos grupos incluyen miembros del Servicio Nacional de Salud, de la Real Policía Montada de Canadá, así como patrullas de las Fuerzas Armadas de la Mancomunidad de Naciones.

Posteriormente, las armas serán disparadas cada minuto en Hyde Park por la Tropa de Artillería a Caballo, mientras que el Big Ben tocará cada minuto en momentos en que la caravana avanza por las calles.

  • 6:00 (BOG) Con dos minutos de silencio concluye el servicio religioso en la Abadía de Westminster

  • 5: 23 (BOG) Comienza el servicio religioso en la Abadía de Westminster

En medio de cantos y campanas se da inicio a la ceremonia en la histórica iglesia, la Abadía de Westminster.

El servicio es dirigido por el decano de Westminster, David Hoyle, y el sermón está a cargo del Arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

El rey Carlos III y Camila, reina consorte, se encuentran en las sillas ornamentadas del Canada Club. Junto a ellos, el vicealmirante Timothy Laurence, el Duque de York y luego el Conde y la Condesa de Wessex, en primera fila.

Al otro lado del pasillo se ubican William, príncipe de Gales y Kate, princesa de Gales, con sus hijos el príncipe George y la princesa Charlotte.

A pedido del rey, la corona sobre el ataúd de la reina contiene romero, roble inglés y mirto, cortado de una planta cultivada de mirto del ramo de bodas de la reina, y flores, en tonos dorados, rosados y burdeo profundo, con toques de blanco, cortadas de los jardines de las residencias reales.

Está previsto que el evento religioso dure una hora y al final se ofrecerá un minuto de silencio en honor a la fallecida monarca.

  • 4:44: El féretro de Isabel II es trasladado a la Abadía de Westminster para el funeral de Estado

Transportado en el carruaje funerario estatal y remolcado por 142 marineros de la Armada Real, el féretro de la reina emprendió una procesión desde el Westminster Hall hacia la cercana Abadía de Westminster. La tradición se remonta al funeral de la reina Victoria en 1901.

Miles de dolientes se alinean en las calles para ver pasar el ataúd de su soberana, mientras el rey Carlos III, acompañado por otros miembros de la familia real siguen al féretro en su trayecto.

Entre ellos se encuentran los otros hijos de la soberana, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo. También los acompañan Camilla, la reina consorte, Sofía, la condesa de Wessex y Sarah, la duquesa de York.

A su entrada, suenan las campanas de la Abadía, la iglesia histórica donde la soberana contrajo matrimonio con el príncipe Felipe en 1947 y donde fue coronada en 1953.

  • 4:18 (BOG) Westminster Hall cerró las puertas a los dolientes

El cierre de la sala marcó el final de más de cuatro días en que el pueblo británico pudo acercarse al ataúd de la reina y el inicio del primer funeral de Estado en Reino Unido, desde el celebrado en 1965 para Winston Churchill, el primero de los 15 primeros ministros durante el reinado de Isabel II.

Dos días antes de su muerte, el pasado 8 de septiembre, en su retiro de verano, en el Castillo de Balmoral, la monarca nombró a su última primera ministra, Liz Truss.

Entre los últimos dolientes en unirse a la fila para ver el ataúd se encontraba Tracy Dobson, residente de Hertfordshire, al norte de Londres.

“Sentí que tenía que venir y presentar mis respetos finales a nuestra majestuosa reina, ella ha hecho mucho por nosotros y solo es un poco de agradecimiento de parte de la gente”, señaló.

Este lunes 19 de septiembre ha sido declarado día feriado nacional en honor a la soberana, quien falleció a los 96 años.

Oficiales de policía de todo el país se encuentran de servicio como parte de la mayor operación policial de un día en la historia de Londres.

  • 3:50 (BOG) Los principales eventos programados para este 19 de septiembre

A las 8:00 a. m., hora local, se dio apertura a la Abadía de Westminster para los asistentes al funeral de Estado.

El servicio fúnebre de la soberana también se ha convertido en una de las reuniones más grandes de jefes de Estado y miembros de la realeza que el territorio británico haya presenciado en décadas. Incluye familias reales europeas y líderes mundiales.

Para las 10:30 a.m., está programado el traslado del ataúd de Isabel II desde el Westminster Hall hasta la Abadía, transportado por el carro de armas y remolcado por 142 marineros de la Armada Real.

El rey Carlos III, junto a otros miembros de la familia real y miembros de la monarquía seguirán el féretro, en una procesión.

Está previsto que a las 11:00 a.m., comience una ceremonia religiosa a cargo del arzobispo de Canterbury. Hacia el final de la ceremonia, de una hora, se ofrecerá un minuto de silencio en su honor.

El servicio funerario terminará al medio día cuando se tocará el himno nacional. Luego el ataúd será llevado al carruaje estatal, para seguir con una procesión con el féretro, encabezada por el rey Carlos III, hacia el Arco de Wellington.

De allí partirá posteriormente hacia Windsor a donde está previsto que arribe alrededor de las 15:00 hora local.

A las 16:00, tendrá lugar una ceremonia religiosa en la Capilla de San Jorge, a la que asistirán la familia real y alrededor de 800 personas, incluidos los líderes de la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones y los gobernadores generales.

Luego, el ataúd de la Reina será llevado a la bóveda real.

Hacia las 19:30 procederá el servicio de entierro privado. Una ceremonia dirigida por el decano de Windsor. Solo asistirán el rey Carlos III y la familia real.

El ataúd de Isabel II reposará finalmente en la capilla de San Jorge, junto al cuerpo de su fallecido esposo el príncipe Felipe, que murió el pasado junio, y los padres de la monarca, el rey Jorge VI y la Reina Madre.

Con Reuters, AP y medios locales