Un diputado conservador denuncia que Downing Street chantajea a los 'tories' que piden la dimisión de Johnson

·2 min de lectura
Archivo - El primer ministro británico, Boris Johnson. (Photo: via Associated Press)
Archivo - El primer ministro británico, Boris Johnson. (Photo: via Associated Press)

William Wragg, un diputado conservador, ha acusado al gobierno británico de intentar chantajear a los tories que quieren hacer una moción de censura a Boris Johnson tras el escándalo de las fiestas en Downing Street durante el confinamiento.

Antes de empezar la reunión del comité de Administración Pública y Asuntos Constitucionales que él preside, Wragg ha denunciado que varios miembros del parlamento británico “han recibido presiones por parte del gobierno” por cuestionar el liderazgo de Johnson.

El propio Wragg es uno de los pocos “tories” que hasta ahora se han manifestado públicamente para pedir la renuncia de Johnson por el escándalo de las fiestas celebradas en Downing Street durante la pandemia.

En su declaración, el parlamentario ha comentado que tiene informes en los que se dice que miembros del gobierno han intentado que se publiquen historias vergonzosas en la prensa de los parlamentarios que no confían en Johnson para intentar disuadirlos. Para el representante “tory”, la intimidación de un legislador es un “asunto grave”.

“Las informaciones de las que dispongo parecen constituir chantaje. Mi recomendación es que los colegas informen al presidente de la Cámara de los Comunes y a la comisaría de la Policía Metropolitana”, ha zanjado Wragg.

La declaración de Wragg supone una nueva carga de profundidad para el primer ministro, quien parecía haber encontrado una tregua en sus filas después de que ayer un destacado “tory” le pidiese la dimisión en la sesión de control en el Parlamento y otro diputado conservador anunciase que se pasa al Partido Laborista.

Las reacciones

Un portavoz de Downing Street ha dicho que “no son conscientes de que haya pruebas que sostengan lo que claramente son graves acusaciones”. “Si hay cualquier evidencia que apoye esas palabras, lo miraríamos cuidadosamente”, ha agregado.

Por su lado, el presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, ha señalado que sería “desacato” tratar de intimidar a los legisladores y ha agregado que “nadie está por encima de la ley”, aunque ha recordado que la investigación de cualquier conducta criminal le corresponde a la Policía y la Fiscalía.

La número dos de la oposición laborista, Angela Rayner, ha expresado en Twitter que las “impactantes acusaciones” realizadas por Wragg deben ser investigadas en detalle, pues se refieren a “acoso, chantaje y mala conducta por gente en posiciones de poder”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente