Dimite el jefe del Ejecutivo de Turingia que fue apoyado por la ultraderecha

1 / 3
Thomas Kemmerich. EFE/Archivo

Berlín, 8 feb (EFE).- El liberal Thomas Kemmerich, que el pasado día 5 alcanzó la jefatura del Gobierno del "Land" de Turingia (este de Alemania) con el apoyo de la ultraderecha, dimitió hoy con "efecto inmediato".

El grupo parlamentario del Partido Liberal (FDP) de Turingia anunció la medida al día siguiente de que Kemmerich explicase que, por motivos legales y administrativos, era conveniente permanecer en el cargo hasta que se encontrase una salida a la crisis política que vive este estado federado.

"Anuncio por la presente mi dimisión como jefe del Ejecutivo del estado libre de Turingia con efecto inmediato", escribió poco después en su perfil de Twitter el propio Kemmerich, que añadió que devolverá a las arcas públicas todo lo que perciba por su tiempo en este cargo.

Minutos antes de que se anunciase su salida, los partidos de la gran coalición que gobierna en Berlín, el bloque conservador de la canciller Angela Merkel y los socialdemócratas, habían exigido la dimisión de Kemmerich.

Su elección de la mano de AfD es un "hecho imperdonable", afirmaron los firmantes en un breve comunicado conjunto.

Conservadores y socialdemócratas pidieron además que la cámara legislativa de Turingia vuelva a votar y elija a un nuevo jefe del Ejecutivo para el estado federado.

No obstante, coincidieron en resaltar que, independientemente de que se logre elegir a un nuevo jefe del Ejecutivo para el "Land", sería preciso convocar nuevas elecciones regionales para la "legitimación de la política".

"Descartamos las formaciones de gobierno y las mayorías políticas con AfD. Ésta es y sigue siendo la posición de los partidos que conforman la coalición (gobernante en Alemania) para todos los niveles (administrativos)", subraya el texto a modo de cierre.

La elección de Kemmerich en una maniobra confusa no del todo aclarada rompió el "cordón sanitario" que hasta ahora había impedido toda cooperación con el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD).

El movimiento desató un terremoto político cuyas consecuencias últimas aún no han cristalizado y que está teniendo sus réplicas tanto en la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel como en el FDP, los dos partidos que votaron con la ultraderecha.