Nunca digas esto después de cometer una infidelidad

Brittany Wong

La terapeuta Michele Weiner-Davis está acostumbrada a escuchar a la gente decir: "Fue solo sexo. No tuvo nada que ver contigo. No significó nada para mí". Esta experta trabaja principalmente con parejas a punto de divorciarse y, al parecer, las parejas infieles suelen pensar que con esa coletilla pueden salvarse el pellejo y quitarle hierro a su error. Sin embargo, la experta señala que esos comentarios pueden empeorar (aún más) la situación.

"Decir que una infidelidad no tuvo nada que ver con la pareja resulta doloroso, dado que da a entender que la persona no tuvo en cuenta a su pareja al tomar esa decisión. Por tanto, la pareja no se siente querida y piensa que no le importa lo suficiente", afirma la terapeuta.

Curiosamente, las personas que han puesto los cuernos a su pareja dicen eso porque, en cierto modo, "es verdad", señala Weiner-Davis. "Puede que sea difícil de creer, pero cuando una persona pone los cuernos a su pareja, normalmente no está pensando en ella en ese momento. Están pensando con lo de ahí abajo, con las hormonas, con su vacío o su insaciable sentido de atracción", añade.

Carline Madden es terapeuta especializada en infidelidades extramatrimoniales, y su análisis de esta excusa es aún más contundente: "Decir 'no significó nada para mí' es como decir 'he destrozado tu vida por nada'. A menudo, quien pone los cuernos quiere dar a entender que en ningún momento se planteó dejar a su esposo e hijos por la otra persona. Pero está minimizando la situación; es como decir: 'Eh, te he puesto los cuernos, pero podría ser peor".

Es fundamental admitir que tu comportamiento egoísta ha causado un dolor inmenso a la otra persona.

La persona infiel debe tratar de empatizar con el dolor de su pareja, apunta la terapeuta Janis Abrahms Spring. "Debes demostrarle que entiendes cómo se siente. Esto quiere decir que te das cuenta de que no hay nada que puedas decir para disminuir su dolor y su furia, salvo escucharle",...

Sigue leyendo en El HuffPost