Era difícil sorprender, pero esto sí que no se había visto jamás en 'First Dates'

·1 min de lectura
Ramón y Amparo en First (Photo: CUATRO)
Ramón y Amparo en First (Photo: CUATRO)

Ramón y Amparo en First (Photo: CUATRO)

España cuenta con más de 14 millones de solteros y solteras, una cifra que no ha dejado de incrementar desde 2019, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, mucha gente no pierde la esperanza de encontrar el amor y las webs de citas también han experimentado un repunte, siendo cada vez más frecuente buscar pareja a través de Internet.

Algunos valientes, incluso, deciden buscar a su media naranja en programas de televisión como First Dates, de Cuatrocomo hicieron Ramón y Amparo, dos comensales que han dado mucho de que hablar. Lejos de tratarse de una cita a ciegas corriente, “el culto a la belleza” y las reivindicaciones del comensal obtuvieron todas las atenciones del público y fueron el principal tema de conversación de la cita.

El invitado acudió a la cita oculto bajo una máscara que, a primera vista, puede resultar de lo más desagradable, pero es que ese era el objetivo del comensal: “Es una crítica al culto a la belleza y a la juventud eterna”.

Ramón se define como un “artista”, tiene “edad indefinida” y lleva desde 2002 convertido en el Monstruo Analógico de Bilbao con el fin de que la otra persona conozca, primero, su forma de ser y no se deje llevar únicamente por el aspecto físico.

Aunque mucha gente hubiese salido corriendo nada más verle, su cita, Amparo, quedó gratamente impresionada con la crítica del comensal e incluso quiso darle una segunda cita al final del programa.

De hecho, el propio presentador del reality, Carlos Sobera, se mostró asustado cuando vio a Ramón y aseguró que él hubiese salido corriendo: “Me hubiera ido a casa”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...