Estos son los diez amaneceres más bonitos del mundo

·4 min de lectura
Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)
Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)

Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)

Son los atardeceres los que gozan de gran fama, pero los amaneceres tienen algo de premonitorio, de anuncio de lo que puede ser un gran día, que los convierte en mágicos. Ver salir el sol requiere, eso sí, un pequeño esfuerzo, el de madrugar. Pero el sacrificio de robar horas al sueño se verá recompensado en el momento en el que los primeros rayos tiñan de rosas, dorados, naranjas y violetas el paisaje.

Civitatis, la plataforma online de visitas guiadas, excursiones y actividades en español, ha elegido los diez amaneceres más bonitos del mundo, entre ellos dos españoles. Los que tengan la suerte de viajar hasta allí no podrán dudar de que madrugar les sorprenderá con un espectáculo irrepetible.

Ahu Tongariki, en Chile

Ahu Tongariki, un lugar repleto de misticismo (Photo: Shutterstock)
Ahu Tongariki, un lugar repleto de misticismo (Photo: Shutterstock)

Ahu Tongariki, un lugar repleto de misticismo (Photo: Shutterstock)

Ahu Tongariki, la estructura ceremonial más grande de la Isla de Pascua, está compuesta por quince moáis, unas colosales esculturas monolíticas levantadas en honor a los antepasados de estas tierras. Desde este lugar, el contraste del color oscuro de estas estatuas dando la espalda al océano Pacífico y los tonos rojizos del amanecer son pura belleza. 

Bagan, en Birmania

Bagan, un amanecer entre templos (Photo: Shutterstock)
Bagan, un amanecer entre templos (Photo: Shutterstock)

Bagan, un amanecer entre templos (Photo: Shutterstock)

La ciudad de Bagan fue la capital del reino de Pagan durante más de dos siglos y está plagada de templos y estupas  que la han convertido en uno de los espacios más fotogénicos de Birmania. Lo ideal para disfrutar del amanecer es subir a una pagoda, para admirar este espectáculo desde las alturas. Desde allí, es posible ver cómo el sol empieza a hacer acto de presencia iluminando estas llanuras declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Abu Simbel, en Egipto

Abu Simbel, un amanecer en tierras faraónicas (Photo: Shutterstock)
Abu Simbel, un amanecer en tierras faraónicas (Photo: Shutterstock)

Abu Simbel, un amanecer en tierras faraónicas (Photo: Shutterstock)

Abu Simbel no necesita presentaciones. Este famosísimo complejo monumental del antiguo Egipto está compuesto por dos templos excavados en la roca, uno dedicado a Ramsés II y otro a su esposa Nefertari. Además de su buen estado de conservación, al haber permanecido oculto bajo la arena hasta el siglo XIX, este lugar es ideal para disfrutar de un bello amanecer. 

Parque Nacional del Teide, en Tenerife

Tenerife y su emblemático Parque Nacional del Teide (Photo: Shutterstock)
Tenerife y su emblemático Parque Nacional del Teide (Photo: Shutterstock)

Tenerife y su emblemático Parque Nacional del Teide (Photo: Shutterstock)

En España también existen amaneceres de película y desde el volcán del Teide se puede contemplar uno de los más impresionantes del mundo.  Para disfrutar de este momento, es recomendable pasar la noche en uno de los alojamientos del Parque Nacional del Teide o conducir muy temprano hasta alguno de sus miradores más famosos, como el de La Tarta o el de Chipeque.

Masai Mara, en Kenia 

Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)
Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)

Masái Mara, un amanecer de lo más salvaje (Photo: Shutterstock)

Kenia es un destino ideal en cualquier ocasión, pues sus planes y, sobre todo, su naturaleza sorprenden a cualquiera.  Una de las experiencias más espectaculares es dar un paseo en globo por Masai Mara al amanecer. Al alzar el vuelo sobre las llanuras de esta reserva natural, se contempla cómo el sol empieza a iluminar la sabana africana mientras los animales salvajes hacen acto de presencia.

Desierto del Sáhara, en Túnez o Marruecos

Desierto del Sáhara, primeras luces del día en un paraje inhóspito (Photo: Shutterstock)
Desierto del Sáhara, primeras luces del día en un paraje inhóspito (Photo: Shutterstock)

Desierto del Sáhara, primeras luces del día en un paraje inhóspito (Photo: Shutterstock)

Ya sea en Túnez o Marruecos, existen múltiples excursiones para vivir en primera persona la salida del sol en este lugar.  Si se quiere disfrutar de la experiencia al más puro estilo beduino, una muy buena opción es reservar una noche en el desierto del Sáhara, ya que incluye alojamiento en un campamento en mitad de las dunas.

Estambul, en Turquía 

Estambul, amanecer en el Cuerno de Oro (Photo: Shutterstock)
Estambul, amanecer en el Cuerno de Oro (Photo: Shutterstock)

Estambul, amanecer en el Cuerno de Oro (Photo: Shutterstock)

Ver el amanecer sobre el Cuerno de Oro es algo que permanece en la retina para siempre. Este bello estuario de Estambul es la puerta de entrada del estrecho del Bósforo y un importante eje donde confluyen mezquitas y otros edificios históricos turcos. La salida del sol llenando de luz la escena y mostrando los minaretes de los templos es algo que deja a muchos con la boca abierta.

Haleakala, en Hawai

Haleakala, así luce el sol en Hawái (Photo: Shutterstock)
Haleakala, así luce el sol en Hawái (Photo: Shutterstock)

Haleakala, así luce el sol en Hawái (Photo: Shutterstock)

El amanecer, a 3.000 metros de altura, en la isla de Maui, es tan sorprendente que hasta tiene lista de espera. Y es que para preservar el paraje natural y evitar la masificación de la zona es imprescindible inscribirse en la web oficial del Parque Nacional Haleakala en Hawái. Visitar este lugar permite observar cómo los colores del amanecer se extienden por todas estas tierras volcánicas hasta donde alcanza la vista.

Uluru, en Australia

Uluru, amanecer en la roca sagrada australiana (Photo: Shutterstock)
Uluru, amanecer en la roca sagrada australiana (Photo: Shutterstock)

Uluru, amanecer en la roca sagrada australiana (Photo: Shutterstock)

Dicen que en el monte Uluru, ubicado en el Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, viven seres mitológicos. Al menos ese es el mensaje que ha pasado de generación en generación entre las tribus de indígenas australianas. Sea verdad o no, lo que es indiscutible es que el amanecer aquí es algo único.

La Albufera, en Valencia

La Albufera, un paraje mágico en el Levante (Photo: Shutterstock)
La Albufera, un paraje mágico en el Levante (Photo: Shutterstock)

La Albufera, un paraje mágico en el Levante (Photo: Shutterstock)

Extensos arrozales, numerosas aves, pequeñas casas y una inmensa laguna conforman este paraje protegido. Un plan ideal es conocer este lugar, a un paso de Valencia, a primera hora del día para disfrutar de los increíbles colores que otorgan a sus aguas y a sus cultivos los primeros rayos de luz.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente