Estudian la diferencia entre niños vegetarianos y no vegetarianos y llegan a una conclusión

·4 min de lectura

En Canadá han realizado un estudio para determinar las diferencias entre los niños que siguen una dieta vegetariana (vegana en algunos casos) y los que no en algunos aspectos y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Pediatrics. La conclusión a la que llegan los autores de la investigación es que si bien no encontraron “evidencia de diferencias clínicamente significativas en el crecimiento o medidas bioquímicas de nutrición”, sí encontraron que “la dieta vegetariana se asoció con mayores probabilidades de bajo peso”.

El estudio se prolongó durante una media de tres años en los que se recogieron distintas mediciones y datos sobre el crecimiento de los niños. (Foto: Getty Images)
El estudio se prolongó durante una media de tres años en los que se recogieron distintas mediciones y datos sobre el crecimiento de los niños. (Foto: Getty Images)

Para llevar a cabo su investigación, informa CNN, se recogieron los datos de 8.907 niños con edades comprendidas entre los 6 meses y los 8 años. Todos pertenecían a una red de investigación de Toronto llamada TARGet Kids!, basada en la atención primaria. Lo que comían y cada detalle de la dieta fue facilitado por los propios padres. En cada visita, se tomaban medidas del índice de masa corporal, el peso, la altura, los niveles de colesterol, triglicéridos, vitamina D y ferritina sérica.

Cuando comenzaron la investigación, de los miles de niños de los que se recabaron esos datos a lo largo de los años solo 248 seguían una dieta vegetariana. 25 de ellos eran veganos. En el transcurso del estudio, recogido también por la ABC, 338 niños comenzaron a seguir una dieta vegetariana. La recogida de información sobre cada uno de los participantes duró una media de tres años. El resultado fue que tanto los niños que siguieron una dieta vegetariana como los que comían carne no presentaron grandes diferencias en cuanto a crecimiento, altura y medidas nutricionales.

La diferencia que hallaron los investigadores es que quienes siguieron la dieta vegana tenían casi el doble de probabilidad de sufrir bajo peso. “Durante los últimos 20 años, hemos visto una creciente popularidad de las dietas basadas en vegetales y un entorno alimentario cambiante con más acceso a alternativas basadas en plantas, sin embargo, no hemos visto la investigación sobre los resultados nutricionales de los niños que siguen dietas vegetarianas en Canadá”, apuntaba en un comunicado recogido por CNN el doctor Jonathon Maguire, autor principal del estudio y pediatra del Hospital St. Michael's de Unity Health Toronto.

En ese mismo comunicado se señala que un peso inferior al considerado normal puede ser signo de desnutrición o de que la dieta no es suficiente para fomentar un crecimiento adecuado. Un aspecto interesante para ser estudiado cuyos datos, sin embargo, no estuvieron al alcance de los investigadores durante su estudio. Tampoco lo estuvo la información referente a la calidad de la dieta o la actividad física, aspectos ambos que pueden influir tanto en el crecimiento como en la nutrición.

Por otro lado, los autores han señalado que sería útil fijarse en las motivaciones para llevar una dieta vegetariana o el estatus socioeconómico. Información que ayudarían a tener una imagen más completa y unas conclusiones más amplias sobre cómo afecta y en qué términos a los niños el llevar una dieta vegetariana o comer carne. Lo que sí ha advertido Maguire es sobre “la necesidad de una planificación dietética cuidadosa para los niños con bajo peso al considerar las dietas vegetarianas”.

Consultada por la CNN, Amy Kimberlain, nutricionista dietista registrada y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética que no formó parte del estudios, ha señalado que “los niños que tenían bajo peso tanto en los (grupos) vegetarianos como en los no vegetarianos eran similares y eran más jóvenes y de ascendencia asiática”. En ese sentido, la doctora Maya Adam, profesora asistente clínica en el departamento de pediatría de la Facultad de Medicina de Stanford, añade que los “descendientes de las Indias Orientales (…) es mucho más probable que practique el vegetarianismo”.

En cualquier caso y más allá del tipo de dieta, Kimberlain recuerda que “es importante que se controle el crecimiento de los niños, independientemente de su dieta” y que “una dieta vegetariana puede ser una opción saludable para todos los niños. La clave es asegurarse de que esté bien planificada. Con la ayuda de un nutricionista dietista registrado, se puede monitorear el crecimiento de los niños, así como sus necesidades de nutrientes para garantizar que ser consumido adecuadamente”.

EN VÍDEO | Así actúan las plantas carnívoras para atrapar a sus presas sin importar de qué tamaño sean

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente