La Diada de Cataluña muestra el laberinto en el que se ha metido el independentismo

·3 min de lectura

Ya ha pasado una década desde que se inició el procés, el desafío independentista al Estado español con el fin de conseguir la autodeterminación y la independencia de Cataluña. Un periodo de tiempo que ha estado marcado por las tensiones y que ha escrito un nuevo capítulo en la Diada de este 2022.

Como cada 11 de septiembre, Cataluña ha celebrado su fiesta, aunque ha sido muy diferente a la de otros años. Y es que en los últimos tiempos había servido para mostrar la fuerza del secesionismo y como herramienta de presión al Gobierno español, pero en esta ocasión solo ha servido para constatar la tremenda fractura que existe dentro del movimiento independentista.

La Diada ha escenificado el laberinto de los independentistas. (Photo by Adria Puig/Anadolu Agency via Getty Images)
La Diada ha escenificado el laberinto de los independentistas. (Photo by Adria Puig/Anadolu Agency via Getty Images)

Una fractura que ya se había ido viendo entre los principales partidos que alentaron la causa, esto es, ERC y Junts, que han chocado en numerosas ocasiones recientemente. Pero ahora la manifestación de la Diada se ha convertido en un clamor contra el Gobierno catalán por el lento avance del secesionismo.

Varios eventos globales, como es el caso de la pandemia de coronavirus, la guerra de Ucrania o la crisis económica, han desplazado al independentismo de los asuntos más urgentes y tanto entidades como ciudadanos muy movilizados han querido mostrar su disconformidad con la manera de proceder de las formaciones como ERC o Junts.

La protesta, convocada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha reflejado perfectamente el laberinto en el que se encuentra el procés. La líder de la entidad, Dolors Feliu, ha sido clara al respecto al hablar sobre los partidos.

“O hacéis la independencia o convocáis elecciones”, ha recriminado, al tiempo que los asistentes pedían la dimisión del Govern. Un clima muy tenso que pone en cuestión el futuro del movimiento. Además de los frecuentes enfrentamientos entre las dos principales formaciones, ahora se ha abierto una brecha con las entidades de la sociedad civil catalana que parece difícil de cerrar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

ANC propone la promoción de listas cívicas para las próximas elecciones, al tiempo que carga contra la supuesta falta de compromiso de los políticos en hacer efectiva la independencia y el intento de querer acomodarse al autonomismo.

Con este clima de confrontación existe una posibilidad muy real de que el independentismo se termine autodestruyendo. Y es que la Diada ha servido para reflejar perfectamente la desunión que vive, muy lejos de hace solo unos años, cuando era capaz de unir de forma transversal a partidos, instituciones y ciudadanos.

Al mismo tiempo, la simpatía por la independencia en la sociedad sigue cayendo. En la encuesta del Centro de Estudios de Opinión del pasado mes de julio el 52% se mostraba en contra, mientras que un 41% estaba a favor.

Habrá que ver cómo evolucionan los acontecimientos, pero de momento el futuro del movimiento no parece muy alentador.

EN VÍDEO I ‘Bella Ciao’ se convierte en el himno de las protestas en Cataluña contra la sentencia del procés

Más historias que te pueden interesar: