El día que en Francia se estrenó el método de ejecución con la guillotina

·5 min de lectura

El 25 de abril de 1792 consta como la primera vez en la que se utilizó una guillotina como método de ejecución en Francia.

El 25 de abril de 1792 fue día que en Francia se estrenó el método de ejecución con la guillotina (imagen vía Wikimedia commons)
El 25 de abril de 1792 fue día que en Francia se estrenó el método de ejecución con la guillotina (imagen vía Wikimedia commons)

Habían pasado tres años desde el inicio de la revolución que cambiaría por completo la historia del país y el mismo tiempo desde que las decisiones se tomaban de modo conjunta y por mayoría de los nuevos representantes la nación a través de la denominada ‘Asamblea Nacional Constituyente’, un parlamento compuesto por políticos, ciudadanos y representantes de las distintas clases sociales que votaban todas y cada una de las propuestas.

En aquellos momentos en Francia (al igual que la inmensa mayoría de lugares del planeta) se contemplaba la pena de muerte como uno de los castigos ejemplarizantes. Pero no todos los condenados a muerte eran ejecutados del mismo modo, debido a que se hacían distinciones entre los delincuentes comunes (que padecían todo tipo de torturas y suplicios antes de morir) o las personas pertenecientes a ciertos rangos sociales, como la aristocracia, nobleza o burguesía (a quienes les daban un final más rápido y menos doloroso).

El 10 de octubre de 1789, uno de los diputados de la ‘Asamblea Nacional Constituyente’ era un médico y humanista llamado Joseph-Ignace Guillotin, quien presentó una propuesta ante el resto de representantes de la cámara asamblearia para que se humanizara el trato y método de acabar con la vida de los condenados a muerte.

Hasta entonces, uno de los métodos utilizados era la decapitación mediante un hacha, pero no siempre el verdugo encargado tenía la destreza de hacerlo de un modo rápido, teniendo que asestar varios hachazos al reo, mientras éste agonizaba de dolor en un prolongado suplicio.

Guillotin había oído hablar de un método utilizado en otros lugares de Europa que consistía en una cuchilla horizontal que caía desde una altura aproximada de dos metros y que realizaba una decapitación rápida y limpia, ahorrando sufrimientos innecesarios al condenado.

La idea sobre el nuevo método de ejecución propuesta por Joseph-Ignace Guillotin fue rechazada por la mayoría de asambleístas, quienes querían seguir teniendo dos modos distintos para acabar con la vida de los condenados dependiendo de la condición social de estos.

Curiosamente, Guillotin, a pesar de haber realizado dicha propuesta, era contrario a la pena de muerte y abogaba por su abolición. Sabía que estaba en minoría en aquella cruzada por acabar con el ajusticiamiento de los condenados y ante ello intentó al menos que el final de los reos fuese lo menos inhumano y doloroso posible.

A lo largo de los siguientes meses, Joseph-Ignace Guillotin siguió trabajando en presentar una nueva reforma penal que fuese justa con todos los acusados y que, ante un mismo delito, la pena fuese la misma sin tener en consideración la procedencia de quién lo había cometido (ya fuera noble o un ciudadano de a pie). También trabajó en presentar ante la asamblea un prototipo del artilugio que servía para decapitar de una forma rápida.

Encontró un especial apoyo en su colega de profesión, el cirujano militar Antoine Louis, quien se interesó por el proyecto y realizó los convenientes cambios al artilugio, colocando una cuchilla oblicua, en lugar de una horizontal, y de ese modo el corte, en el momento de la decapitación, sería limpio, además de rápido.

El doctor Louis contactó con un reconocido constructor de instrumentos musicales (entre ellos clavicordios) de origen alemán, llamado Tobias Schmidt, y le encargó la construcción de un prototipo de máquina decapitadora con una cuchilla oblicua y para la realización de tal encargo, el artesano germano contó con la ayuda de Charles-Henri Sanson, que en aquellos momentos era el verdugo oficial de la ciudad de París y quien pudo comprobar de primera mano que el artilugio propuesto por Joseph-Ignace Guillotin y Antoine Louis sería de gran utilidad en su trabajo, apoyando la iniciativa de incorporarlo como un eficaz método de ejecución.

En abril de 1792 se volvió a presentar ante los representantes de la Asamblea Nacional Constituyente el proyecto de método de decapitación, siendo bautizada la máquina con el nombre de ‘louisette’ (en algunos documentos también figura como ‘louison’), en honor al apellido de Antoine Louis, que fue quien mejoró el diseño del mismo.

Según consta, el 17 de abril de 1792, se probó la ‘louisette’ en el parisino hospital de Bicêtre, utilizando inicialmente algunas ovejas y luego con cadáveres que permanecían sin identificar en la morgue.

Una semana después, el 25 de abril, un salteador de caminos llamado Nicolas Jacques Pelletier, que había sido juzgado y condenado a la pena de muerte por robar y asesinar cruelmente a varias personas, fue el primero en ser decapitado con la nueva máquina de decapitar ‘louisette’.

Como nota curiosa, cabe destacar que no fue hasta tiempo después cuando se le cambió el nombre al artilugio pasándola de llamar ‘louisette’ a ‘guillotine’ (guillotina). Parece ser que dicho cambio fue promovido por varios periodistas a quienes el propio Joseph-Ignace Guillotin había recriminado ciertos artículos sensacionalistas a la hora de informar sobre las ejecuciones, decidiendo utilizar el apellido del impulsor de aquella máquina de decapitación a partir de ese momento cuando escribiesen sus crónicas.

El médico y asambleísta se opuso a que el artilugio fuese denominado con su nombre y a pesar de sus múltiples quejas (y la de sus descendientes, que terminaron cambiándose el apellido) el término ‘guillotina’ caló entre la sociedad y acabó tomando para siempre dicha denominación.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Vídeo | Perros robot con altavoces para recordar a los vecinos de Shanghái que mantengan el estricto confinamiento debido al Covid

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente